Ignacio Fontes, tras finalizar la semifinal. / Christian Bruna (Efe)

Tokio 2020 | Atletismo

Mechaal y Fontes, a la final de 1.500 metros

España recupera sensaciones en una de sus pruebas favoritas

IGOR BARCIA Enviado especial a Tokio

España recupera sensaciones en una de sus pruebas favoritas. El 1.500 masculino vuelve a dar resultados y tendrá a dos representantes en la final del sábado. Adel Mechaal e Ignacio Fontes se han manejado a la perfección en las semifinales y se han clasificado por puestos para la gran cita, mientras Jesús Gómez, el tercer integrante, ha quedado eliminado.

Muy a tener en cuenta el rendimiento de Adel Mechaal en una segunda semifinal que se ha disputado a ritmo casi de mitin. De hecho, Abel Kipsang ha hecho récord olímpico de la distancia con 3.31.65, lo que deja claro cómo se ha corrido en esta segunda serie. Adel Mechaal ha ido de menos a más, y en la última vuelta ha encontrado todos los huecos posibles por dentro hasta quedar cuarto con un crono de 3.32.19, lo que supone marca personal para un atleta que dijo llegar bien a los Juegos, pero con una falta de carreras que se ha visto compensada con estas dos series en Tokio que han desvelado al mejor Adel Mechaal justo a tiempo de pelear por las primeras plazas el sábado (13.40 horas), aunque la competencia es de un gran nivel.

En la primera serie, Ignacio Fontes ha dado una magnífica impresión de control. Siempre en las primeras plazas, ha tenido a su favor una carrera a ritmo, sin tirones, que ha beneficiado al mediofondista español, que en la última vuelta ha sabido pelear para estar entre los cinco primeros que daban el pase a la final. La victoria ha correspondido al inglés Wightman con 3.33.48, mientras Fontes ha sido quinto con 3.34.49. Llamativas han sido las lesiones a falta de 250 metros del polaco Lewandowski, uno de los candidatos a las medallas y del atleta de Djubuti Souleiman.

Tras la carrera, tanto Mechaal como Fontes han reconocido su satisfacción por estar el sábado entre los mejores especialistas del mundo. «Sabía que tenía una carrera de 3.32 en mis piernas, lo que no esperaba era hacerlo en una semifinal. Pero en estos Juegos se ha visto que se corre mucho, la pista es muy buena, las zapatillas también ayudan evidentemente a mejorar, pero ese debate ya queda atrás porque está al alcance de todos, y supongo que en la final habrá que volver a correr rápido, pero yo estoy preparado para todo porque me he encontrado muy bien», ha declarado Mechaal, quien se ha encontrado una vuelta final con espacios para avanzar. «Sí, las primeras vueltas se trata de ahorrar esfuerzos, y después estar bien colocado para la hora de la verdad. He estado esperando movimientos para que la gente se abriera y he tenido la suerte de encontrar espacios, y la verdad que he terminado fuerte», ha explicado.

Fontes, por su parte, ha reconocido que ha tenido la carrera ideal. «Quería estar más adelante que en la primera ronda, me he pegado a Cheruiyot y me ha hecho la carrera, me he encontrado muy cómodo a ese ritmo y en todo momento me he visto capaz de entrar en la final», ha explicado un sonriente Fontes, quien ha asegurado: «Tengo herramientas para pelear el sábado. Si es rápida me encuentro bien y si es carrera táctica, se ha visto que estoy rápido para tratar de plantar cara, así que a pelear».

Gómez, por su parte, ha admitido que «han sido superiores y no hay más que decir. El ritmo ha sido muy vivo y a falta de una vuelta estaba totalmente vacío».

Vicente y Ureña

En el heptatlón, María Vicente estuvo muy competitiva hasta que llegó la jabalina, donde se quedó a diez metros de su marca y se esfumaron sus opciones de diploma olímpico. Las lágrimas de la catalana expresaron su disgusto por quedar arruinada una competición en la que llevaba muy buen camino y que la hundió en la clasificación hasta la 18ª plaza final con 6.117 puntos, mientras la victoria correspondió a la belga Nafissatou Thiam con 6.781. De todos modos, su presencia en Tokio y rindiendo a buen nivel frente a las mejores dice grandes cosas de cara a futuras competiciones, con los Juegos de París'24 como gran reto.

En cuanto a Jorge Ureña en el decatlón, después de un rendimiento muy regular también se le atragantó el lanzamiento de jabalina. Pese a todo, salió a por todas en el 1.500 final en busca de ese diploma olímpico que tenía a 135 puntos, pero aunque su esfuerzo no tuvo recompensa al quedar noveno, sí le dio marca personal con 8,322 puntos. La victoria para convertirse en atleta olímpico más completo fue para el canadiense Damian Warner con 9.018 puntos, que derrotó al francés Kevin Mayer.