Maialen, emocionado con su medalla de plata./AFP

Maialen, emocionado con su medalla de plata. / AFP

Tokio | Aguas bravas

Maialen Chourraut completa su trío de medallas olímpicas con una plata de corazón

Una vez más, la guipuzcoana ha demostrado que se crece en los grandes momentos y con un slalom espectacular, se ha colocado segunda, entre las grandes favoritas Ricarda Funk y Jessica Fox

IGOR BARCIA Enviado especial. Tokio

«Yo tenía un objetivo en Tokio. Que se viera una Maialen competitiva, una Maialen rápida. Pero también tenía un sueño, ganar una medalla». Y el objetivo y el sueño de Maialen Chourraut se han unido en el canal de Kasai para sumar su tercera medalla olímpica. Ya tiene el pleno. El oro de Río 2016, la plata de hoy en Tokio y el bronce de Londres 2012. Que la guipuzcoana de Lasarte-Oria era una competidora excepcional estaba más que probado, solo hay que mirar su palmarés.

Pero lo que ha logrado hoy Maialen es el triunfo de la ambición, del deseo y del corazón, sobre todo corazón. Ante rivales como Ricarda Funk y Jessica Fox, de las que recuerda Maialen que «van tan rápido que se acercan a los tiempos de los chicos», se ha colocado entre ambas, que tienen una década menos. Ella tiene 38 años, pero cuando se coloca en el inicio del descenso, como hoy, y pone la vista en el fondo, con todo el recorrido y los movimientos grabados en la cabeza, nada le detiene.

Maialen y su entrenador y marido, Xabi Etxaniz, tenían un plan de viaje muy claro desde Río hasta Tokio. Había que dosificar y más con un año extra por la pandemia. No se trataba de gastar fuerzas por el camino, se trataba de llegar a Tokio en el mejor momento de forma posible. Maialen ha trabajado mucho y muy duro estos cinco años, superando problemas como el del cambio de reglamentación que le llevó a cambiar de piragua y le trajo de cabeza hasta inicios de 2021. Incluso entre semifinal y final, Xabi y ella seguían mirando los detalles a mejorar...

Tras ser séptima en semifinales, Xabi le había hecho un gesto de aprobación a su mujer. Había que hacer una buena navegación, pero sin gastar todas las balas. El momento de darlo todo era en la final, y ahí se ha visto a la gran Maialen, a la de movimientos contundentes, ágiles, para pasar las puertas. Su primera parte no fue destacada, la segunda sensacional. Mejor tiempo. Quedaban seis rivales, un mundo. Mientras Maialen esperaba en la zona reservada a los tres mejores tiempos, comenzaba el desfile de rivales.

Ninguna ha podido con ella hasta que han salido las tres mejores semifinalistas. Con que fallara una, el podio era suyo. No lo ha hecho Ricarda Funk, una máquina que se ha llevado el oro con contundencia. Pero sí Mintalova. ¡Bronce asegurado! Y quedaba la australiana Fox, la gran favorita. Sin embargo, la presión a la que le ha sometido Funk con su tiempo ha jugado en favor de Maialen. Fox ha fallado y ha quedado tercera, lo que daba a la guipuzcoana la plata y ese trío de medallas de enorme valor para el deporte español. Junto al podio, el gesto. Maialen se ha bajado la mascarilla al pasar junto a la cámara, ha señalado y ha dicho: 'Para ti, Ane«. Su hija no ha podido estar presente en Tokio como hace cinco años en Río, pero ya sabe que su madre le va a llevar una medalla de plata de regalo desde Japón.