Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 22 de julio
Valverde se quedó por primera vez cuando restaban unos 90 kilómetros para la meta.
España paga su mala noche
Ciclismo

España paga su mala noche

«Para nosotros, el día de ayer ha sido un infierno», admite Gorka Izagirre

Igor Barcia

Enviado especial. Tokio

Sábado, 24 de julio 2021, 12:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La selección española ha podido participar en la prueba olímpica después de vivir en alerta por el positivo de uno de los masajistas que puso en jaque la presencia del equipo en la salida. Finalmente el comité organizador concedió permiso, pero los nervios, la tensión y la falta de descanso han pasado factura al quinteto nacional, que ha rendido muy lejos de sus posibilidades, con Valverde quedándose por vez primera a más de 80 kilómetros para la llegada. Gorka Izagirre, al llegar a la meta, ha explicado que «Para nosotros ha sido un infierno el día de ayer, y hemos llegado como hemos podido».

El corredor del Astana, que ha formado equipo junto a su hermano Ion, Alejandro Valverde, Omar Fraile y Jesús Herrada, ha insistido en la zona mixta de meta que «fue durísimo. Nos enteramos por la mañana y no pudimos ni descansar bien, estuvimos todo el día en el hotel, y con la incertidumbre de no saber si podíamos correr. Hicimos la reunión y al salir nos dieron la noticia de que no podíamos salir y fue un batacazo para nosotros, hubo lloros, silencio, impotencia, de todo... Así estuvimos casi dos horas, cuando nos dijeron que sí, que podíamos salir. La verdad es que ha sido una noche malísima y se ha hecho lo que se ha podido», ha insistido.

Respecto a Alejandro Valverde, que se quedó en la subida al Monte Fuji, uno de los primeros puertos de la jornada, y posteriormente en el más exigente paso del Mikuni, Izagirre explicó que había tenido problemas de espalda. «Le dolía la espalda, pero es normal porque no hemos descansado nada», ha declarado el mayor de los hermanos, quien ha admitido pese a todo que «vinimos con un objetivo que no se ha cumplido».

Y es que el conocimiento del positivo de uno de los masajistas de la selección ha trastocado todos los planes y todos los objetivos. Alejandro Valverde era el líder y el resto de corredores debían buscar las fugas. Pero aunque en la salida los gestos sonrientes indicaban tranquilidad, lo cierto es que no saber que iba a suceder hasta que el comité organizador dio luz verde ha marcado la carrera de los españoles. La primera luz de alarma la ha encendido Omar Fraile quedándose a 90 kilómetros de meta, pero poco después ha sido el propio Valverde quien se ha quedado, aunque luego ha podido recuperar hasta que los favoritos han reventado la carrera. Su gesto en la meta, pleno de resignación, era completamente diferente al de la salida. A sus 41 años se despide del sueño olímpico, ese que le ha dado la espalda en todas sus participaciones en los Juegos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios