José Carlos Álamo vuelve al ruedo en el San Fernando

13/08/2019

Ocho años después de su última experiencia en el banquillo, el técnico regresa «entusiasmado».

i. s. acedo / las palmas de gran canaria

Ocho años después de su última experiencia en los banquillos, José Carlos Álamo regresa al ruedo. «Siempre tuve claro que volvería a entrenar», reconoce, «pese a que ha sido un largo tiempo sin dirigir, aunque siempre muy cerca del fútbol, de su entorno». En adelante ejercerá al frente del cadete preferente de la UD San Fernando, una oportunidad que se toma «con toda la ilusión del mundo».

El que fuera técnico del Arguineguín, filiales de la UD, Castillo, Doramas y Balos, deja atrás su etapa como gestor público, en labores de concejal en el ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, para «retornar a los orígenes» y se muestra «entusiasmado» por la oportunidad que le han brindado en la entidad de Maspalomas.

«Tuve propuestas para entrenar en categorías superiores y, de hecho, pienso que mi experiencia en la política me ha reforzado la capacitación para gestionar grupos profesionales. Pero poder disfrutar del trabajo en la base, de recuperar el lado más natural y auténtico del fútbol, es lo que me ha empujado a aceptar este proyecto», insiste.

Álamo, descubridor en su día, entre otros, de Aythami Artiles, al que captó para la UD cuando empezaba a despuntar en edades formativas, lamenta que «el resultadismo suele taparlo todo» en referencia al desarrollo del oficio de entrenador. «Creo que es inevitable que ocurra esto. Hay poca paciencia en los clubes, se exige inmediatez en todo, incluso ya en etapas del jugador en las que deberían privilegiarse otros valores como la formación, la educación y el crecimiento integral como deportistas por encima de si entra o no el balón. Soy consciente de todo eso porque ya lo viví anteriormente y poco ha cambiado casi una década después de mi anterior etapa en la banda. Pero eso no me quita un ápice de entusiasmo y empeño y trataré de aportar al San Fernando todos los conocimientos que he ido adquiriendo y que me han enriquecido como entrenador y como persona», añade.

Ayer vivió la presentación de su equipo en un acto que le deparó «emociones muy bonitas» y que, además, le llena de responsabilidad «para corresponder a la confianza de directivos, jugadores y toda la familia del Sanfer».