Baloncesto: Liga Endesa

Javier Beirán, un campeón del mundo solidario, cercano y con inquietudes

07/04/2020

El alero del Herbalife Gran Canaria, licenciado en Administración de Empresas y en Periodismo, aprovecha la cuarentena para mejorar su inglés e interactuar con los niños y niñas que participan en su campus. Además, ayer, donó el oro logrado en China para una subasta que recauda fondos para la Cruz Roja.

Ya son tres semanas las que llevamos en casa y se hace largo. Intento estar en contacto con todos ustedes a través de las redes sociales». Así introduce el alero madrileño del Herbalife Gran Canaria e internacional con España, Javier Beirán, un encuentro con sus seguidores de la red social Instagram y con niños y niñas que cada verano toman parte en un gran número -cerca de 400- en el campus que lleva su nombre en La Gomera.

Su naturalidad y cercanía atrapan desde el primer instante en un jugador diferente, consciente de la realidad que le rodea, lejos de esa burbuja que engloba el deporte profesional y, sobre todo, con las inquietudes necesarias para licenciarse en Administración y Dirección de Empresa y en Periodismo, y sin visos de querer detenerse aún en aspectos personales ni profesionales, ya que fundó junto a un amigo la tienda virtual Level Socks, de calcetines pensados por deportistas para deportistas.

«Me gustaría mejorar el inglés porque no lo hablo perfectamente ni mucho menos, disfrutar de la vida y de pequeños proyectos que van saliendo, como crecer con el campus y hacer más cosas durante el año, y también de jugar porque llevamos un mes parados y me doy cuenta de la suerte que tengo, de lo que disfruto jugando y lo que lo echo de menos», responde a los usuarios, al tiempo que no tiene muy claro que escriba y entreviste a deportistas cuando se retire, algo que no descarta en la dirección de grupos sobre el parqué.

«No lo sé, me gusta escribir y contar cosas, pero no sé si de periodista deportivo. ¿Entrenador? Tampoco lo sé, antes decía que nunca sería entrenador, pero ahora algún día me lo planteo. Sé que es una vida muy complicada, en la que te pueden echar en cualquier momento, hay que viajar mucho y la familia es difícil que te acompañe. Desgasta mucho y es muy difícil gestionar equipos. Todavía tengo tiempo para pensarlo», argumenta el jugador de 32 años, que se apresura a decir entre risas que «todavía no me voy a retirar, me quedan bastante años».

En pleno confinamiento con su familia en la isla, Beirán, cuyo padre José Manuel es psicólogo y eso propicia contar con pautas para gestionar una situación excepcional de la forma más llevadera posible, se organiza para realizar el trabajo físico programado por el preparador físico del Granca, Juanjo Falcón, y disponer de tiempo para su familia, sus inquietudes y sus aficiones.

«Intento tener una rutina, me levanto sin despertador, pero siempre a la misma hora y suelo entrenar por la mañana a las 11.30 o 12.00 horas. Suelo ver las noticias, comer, descansar un rato y tener tiempo por la mañana y por la tarde para estar con la familia y jugar con ellos. Además, intento ver una película, una serie, leer, estoy haciendo un puzle que me está costando más de lo que esperaba y sacar tiempo para cosas que durante la temporada no puedo hacerlas», expone, al tiempo que apunta que «voy una vez por semana a la compra para toda la familia y el resto en casa».

El jugador de Alcobendas indica que «el club nos dio una bicicleta estática, que viene muy bien para desconectar, y un trabajo para mantenernos en forma. Lo hago muchas veces y otras para cambiar la dinámica porque es muy difícil tener motivación para estar a tope, he encontrado clases en Youtube con un chico de Gran Canaria que se llama Pablo y muchas veces las hago en directo sin ningún tipo de material porque es verdad que casi ninguno tenemos gimnasios ni nada de eso. Aprovecho para hacer cosas que normalmente no hago, que es otro tipo de trabajo, pero que también viene bien y mantienes la forma».

Javier Beirán, un campeón del mundo solidario, cercano y con inquietudes

El mejor Granca.

El alero claretiano, que cumple su quinta temporada -la primera en esta segunda etapa- en un Herbalife irregular que se quedó fuera de la Copa del Rey y antes del parón había despertado con dos triunfos seguidos ante el MoraBanc Andorra y el Valencia Basket para entrar de lleno en la carrera por estar en el Playoff -está a una victoria del octavo y con un partido menos-, dice que «cuando mejor estábamos ha venido este parón, pero es ley de vida, no es algo que dependía de nosotros y más no podemos hacer».

«Pero es cierto que en ese parón de selecciones tuvimos tres semanas para trabajar y dos casi todo el equipo junto, y ahí hicimos un buen trabajo y creo que se notó con los resultados que obtuvimos ganando en Andorra y al Valencia, quedándonos con muchas ganas del derbi que no se ha podido disputar», agrega.

Cuestionado por si es partidario de reanudar la competición o dar por finalizado el curso, Beirán afirma que «ahora mismo es secundario y que no depende de nosotros; ojalá los plazos nos permitan disputar el final de liga, pero lo primero es lo primero. Hay gente fuera de sus casas que se están dejando la vida por todos, a los que aplaudimos a las 7 de la tarde, y, una vez se solucione esto, ojalá haya tiempo para acabar la temporada».

A la espera de acontecimientos por parte del Club Baloncesto Gran Canaria, no es ajeno a que el deporte canario no escapa de la realidad económica y que entidades como Las Palmas, el Tenerife y el Rocasa, entre otros, aplicaron un ERTE. «No es solo el deporte, es que la sociedad está sufriendo una crisis por esta pandemia y las empresas están intentando encontrar la mejor solución para no despedir en un principio y tener las menores pérdidas posibles, algunos hacen ERTE y otros negocian para buscar una solución. Es algo que nadie esperaba, pero no es que lo hayamos hecho mal sino que nos ha llegado, tenemos que ser optimistas y colaborar en lo máximo posible», comenta.

Javier Beirán, un campeón del mundo solidario, cercano y con inquietudes

Su medalla, a subasta.

La solidaridad de Beirán es manifiesta y colabora frecuentemente con iniciativas. En este sentido, ayer dio un paso más al unirse a Esta medalla es vuestra (www.estamedallaesvuestra.com), una campaña promovida por Finetwork y la Federación Española de Baloncesto para luchar contra el coronavirus, sumándose de manera altruista a la campaña de Cruz Roja Nuestra mejor victoria, creada por Pau Gasol y Rafa Nadal y en la que también colabora el exterior del Granca.

Beirán contribuye donando la medalla de oro que conquistó en el Mundial de China en 2019, un recuerdo inolvidable, y que será subastada por esta causa.

«Cumplí un sueño en el Mundial porque nunca pensé que fuera a ser campeón del mundo, pero sí que sentí esa satisfacción y esa alegría que nunca pensé que la disfrutara jugando. Fue algo espectacular y la llegada a España también», recuerda, mientras añade que otro sueño sería ir a unos Juegos Olímpicos.

«Es el evento por excelencia del deporte y es muy bonito por lo que me han contado amigos, mi padre y compañeros que han podido disfrutarlo», concluye.