Los japoneses festejan el pase a octavos de final de la selección