El cuadro grancanario busca su segunda final europea tras la lograda en el 97. / CV GUAGUAS

El CV Guaguas, a por su segunda 'Final Four'

El cuadro isleño se mide hoy (20.00 horas) en su duelo de cuartos en el Centro Insular al potente Greenyard Maaseik con un billete en juego

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

El CV Guaguas se prepara para vivir una nueva noche mágica, de comunión perfecta con su afición en un Centro Insular de Deportes que ejercerá una vez más de séptimo hombre para lograr llevar en volandas a su equipo hasta la que sería la segunda Final Four de su historia

El recinto de la Avenida Marítima seengalana hoy (20.00 horas) para albergar el encuentro de cuartos de final de la CEV Volleyball Cup entre el equipo más laureado de Bélgica, el Greenyard Maaseik y un cuadro grancanario que el pasado martes presentaba sus credenciales para hacer algo grande en Europa, como si hubiese atravesado un túnel en el tiempo para regresar a 1997.

Desde su fundación en 1960, el Noliko Maaseik cuenta con el honor de ser el equipo más laureado de Bélgica y cuenta en su palmarés con la friolera de 16 títulos de liga, 12 Copas, 12 Supercopas, 2 segundos puestos en la Champions League, un tercer puesto en la Champions League, un segundo puesto en la Copa CEV y un segundo lugar en la Supercopa Europa.

Los belgas llegan a la cita procedentes de la Champions League, la máxima competición continental y como segundos clasificados en la EuroMillions League belga, con un balance de 7 victorias y 2 derrotas. En el encuentro de cuarto, doblegaron por la vía rápida al potente SK Ankara turco (3-0).

Pero si algo ha demostrado el equipo de Camarero es que están impregnados de la esencia del CV Guaguas de la época dorada, demostrando ayer ante uno de los mejores equipos del mundo, que están capacitados para competir al máximo nivel y de pelear por hacer los sueños realidad de una afición sedienta de voleibol que ayer se pudo deleitar con la exhibición de los isleños.

Pablo Kukartsev volvió a ejercer de jugador franquicia asumiendo el liderazgo en ataque, bien secundado por unos inconmensurables Guilherme Hage, Matt Knigge, Jorge Almansa y Moisés Cézar; con Paulo Renan dirigiendo con maestría la orquesta y Alejandro Fernández dando una vez más una lección memorable en recepción, además de añadir la nota canaria a un cóctel que espera volver a deparar una noche mágica a su afición y lograr el sueño de poder vivir la 2ª Final Four de su historia en el curso de su regreso a la élite nacional e internacional.