El grito de guerra de los blancos en París: "¡No se nos escapa una!"