ACB PHOTO / G POZO

El Gran Canaria sonríe antes de afrontar un octubre de vértigo

El combinado de Fisac, que suma dos triunfos en tres fechas, busca mejorar su juego y mantener las buenas sensaciones de cara a un mes con siete partidos entre el torneo doméstico y el europeo.

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

Abonado al sufrimiento con final feliz. El Club Baloncesto Gran Canaria, que pudo con el Urbas Fuenlabrada en la prórroga tras dinamitar 25 puntos de renta y con el Unicaja después de una canasta sobre la bocina de Chris Kramer, sonríe en el arranque de la fase regular de la Liga Endesa.

Tras un inicio desastroso la pasada campaña -un balance primero de 1-8 y luego de 2-11-, el plantel claretiano suma victorias -cedió de forma clara frente al Barça en su primer encuentro en la isla y sin síntomas de competir- a lo que consigue ajustar las seis nuevas piezas y recupera a otra capital como el director de juego internacional francés Andrew Albicy -ya con minutos en la cita ante el Unicaja-.

El Granca camina paso a paso, con fases de clarividencia y otras de desconcierto en su idea de juego, pero con la certeza de que cuenta con múltiples recursos y efectivos para cumplir los objetivos propuestos en la competición doméstica y en la europea.

En ese sentido, el conjunto entrenado por Porfi Fisac cuenta los días para adentrarse en un mes de octubre repleto de arenas movedizas, ya que se pone en marcha la EuroCup. Los amarillos se verán las caras con el Joventut, el Andorra, el Betis, el Real Madrid y el Zaragoza en la ACB, mientras que el Cedevita y el Promitheas de Luis Casimiro serán los rivales continentales.