El mediapunta gallego de la Unión Deportiva Las Palmas, Óscar Pinchi, golpea el balón durante el entrenamiento realizado ayer en la Ciudad Deportiva de Barranco Seco. / UDLP

El Gran Canaria como pilar para imponerse a las adversidades

La UD Las Palmas recibe hoy al colista Alcorcón con el propósito de mantener la fortaleza en la isla y para volver a asaltar la zona de privilegio de la tabla

Las Palmas de Gran Canaria.

Obligado a reaccionar tras el socavón anímico por el naufragio en Lugo y, lo que es peor, por la pérdida de dos piezas esenciales como Jonathan Viera y Adalberto Peñaranda. El compromiso colectivo emerge en los momentos complicados, de dudas y de adversidades, y este lo es porque la Unión Deportiva Las Palmas encontró su rumbo con Jonathan Viera al mando de las operaciones y ahora estará fuera de combate entre seis y ocho semanas.

Seis partidos sin perder hasta la fatídica noche en el Anxo Carro el pasado miércoles, con 12 puntos de 18 posibles y exhibiendo una propuesta de juego y una contundencia que catapultó al equipo amarillo a la zona de privilegio de la clasificación. El optimismo se disparó y con la ambición por bandera se veía capaz de todo.

Pero todo cambió en Lugo. O quizás no y únicamente es el momento de reinventarse, de reivindicarse y de dar un golpe sobre la mesa para que no se note la sombra de Viera. Sin el principal generador de fútbol del cuadro de Mel y, cómo no, de la categoría es más difícil conservar la creencia de tocar con los dedos el objetivo en los próximos dos meses, pero los galones de los jugadores capitales y la motivación de la segunda unidad, de ese fondo de armario que debe marcar la diferencia, aparecen en este tipo de situaciones en las que la moral está mermada. Y el Gran Canaria debe pesar y mucho para volver a sonreír.

Hoy, a partir de las 20.00 horas (Movistar LaLiga), la Unión Deportiva Las Palmas, octava con 17 puntos, de los cuales 14 los ha obtenido ante el cobijo de sus aficionados, recibe a la Agrupación Deportiva Alcorcón que dirige Jorge Romero -suplió a Juan Antonio Anquela tras un comienzo desastroso-, colista con siete puntos de 33 en liza y que ha recibido la friolera de 21 tantos, con el propósito de hacerse fuerte ante su afición en un partido que cobra una trascendencia inesperada. El hecho de ganar es importante para volver a estar en puestos de playoff, pero lo es todavía más en el aspecto anímico. Creer, crecer y recuperarse. La necesidad de sumar jugadores a un tramo liguero en el que el calendario no da tregua con dos compromisos por semana.

«Nos vemos pronto»

Jonathan Viera se apresuró a lanza un mensaje en su perfil de la red social Twitter para dar un chute de energía a una afición que ve un panorama oscuro después de su lesión. «Nos vemos pronto», apuntó. Un contenido que también puso Peñaranda en la misma red social. «Volveré más fuerte con la ayuda de Dios», señaló el delantero venezolano.