Foto de archivo. / Martina Orsini

Gran Canaria busca convertirse en la sede de la primera Copa del Mundo de Vela por naciones

La Real Federación Canaria de Vela ha informado en un comunicado que la isla «reúne los requisitos que pide la organización»

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La isla de Gran Canaria opta a ser sede de la final de la primera Copa del Mundo de Vela por naciones, ya que reúne todos los requisitos y es la « mejor opción« para el evento tras descartarse Bahrein, el lugar que inicialmente iba a acoger la cita, a juicio de la federación canaria.

La Real Federación Canaria de Vela ha informado en un comunicado de que la Copa, que tendrá lugar en otoño de 2023, celebrará la primera final de la Stars Sailor League Gold Cup (SSL Gold Cup), y la isla reúne los requisitos que pide la organización.

El medallista olímpico canario Luis Doreste es el capitán del equipo español en este nuevo concepto de competición en vela, que reúne a los mejores, emula al Mundial de Fútbol y se inspira en acontecimientos como los Grand Slam de tenis o la Ryder Cup de golf.

El objetivo es reunir a los mejores regatistas de cada país y organizar regatas que den espectáculo y conquisten al público.

La organización prevé una audiencia inicial de 10 millones de personas en todo el mundo.

Por el clima y sus condiciones para la navegación a vela, Gran Canaria podría optar, además, a ser la sede fija de esta competición, actualmente radicada en Suiza.

La posibilidad de albergar la SSL Gold Cup, que ya ha sido planteada a las administraciones canarias, redondearía el calendario internacional del archipiélago en el que ya figuran la Semana Olímpica de Vela y los tres mundiales que acogerá Lanzarote en 2024, ha declarado la Federación en la nota.

Serán 56 equipos nacionales los participantes en esta competición, que comenzó este año con la celebración de la fase previa entre los equipos que no lograron su pase directo a las series finales.

El ránking se conforma sumando las victorias de los regatistas de cada país en las regatas en las que participan a lo largo del año.

España, que se clasificó en el segundo puesto de la clasificación de naciones y entrará en liza en cuartos de final de forma directa, tendrá como primer contrincante a Italia.

40 equipos nacionales que suman 520 regatistas participan en la fase final del campeonato que podría celebrarse en las Islas, y que supone una inversión cercana a los 4 millones de euros.

Los equipos cuentan con un capitán y con una tripulación de entre 10 y 12 deportistas, integrada por jóvenes de la vela ligera y regatistas senior de larga trayectoria.

La serie final está compuesta por seis rondas eliminatorias y se llevará a cabo en octubre y noviembre de 2023.

La organización dispone de una flota de 6 barcos idénticos de 47 pies (aproximadamente 15 metros de eslora) que aseguran la igualdad de condiciones entre las tripulaciones.