Sergio Ramos conduce el balón durante el partido ante el Saint-Etienne. / Thierry Larret (EFE)

Ligue 1

Sergio Ramos sale del túnel con victoria

El central español completó los 90 minutos en el triunfo frente al Saint-Etienne del PSG, que tuvo a un Messi estelar pero perdió por lesión a Neymar

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Cuatro meses y medio después de su fichaje, Sergio Ramos debutó al fin con el PSG. El central español fue titular y completó los 90 minutos en el triunfo por 1-3 del conjunto que dirige Mauricio Pochettino sobre el modesto Saint-Etienne en un partido correspondiente a la decimoquinta jornada de la Ligue 1 disputado en el estadio Geoffroy-Guichard. Una victoria que mantiene al vigente subcampeón de la liga francesa en lo más alto de la tabla y con una amplísima renta sobre sus perseguidores, aunque para ello tuvo que sufrir.

Tras verse por detrás en el marcador, la expulsión de Timothée Kolodziejczak cuando la primera parte agonizaba y el tanto de Marquinhos justo antes del descanso cambiaron la cara a un choque en el que Leo Messi ofreció un recital con tres asistencias y donde la nota negativa la puso la lesión en la recta final de Neymar, que sufrió una escalofriante torcedura de su tobillo izquierdo. El paulista tuvo que ser retirado en camilla y abandonó el rectángulo de juego bañado en lágrimas.

Salvo por ese preocupante percance sufrido por el astro brasileño, el estreno de Sergio Ramos con el equipo de la ciudad de la luz fue casi perfecto. El zaguero, que llevaba sin vestirse de corto desde el 5 de mayo, cuando forzó para disputar el partido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones que midió al Real Madrid con el Chelsea en Stamford Bridge y apenas había participado en cinco encuentros con los blancos este año a causa de su maltrecho físico antes de finalizar su contrato y poner rumbo a París, ya había sido convocado por Pochettino para el choque del miércoles frente al Manchester City en la Champions. Pero la envergadura del duelo y su larguísimo periodo de inactividad llevó al técnico argentino a optar por la prudencia y mantenerle en el banquillo, retrasando su esperado debut hasta este domingo, cuando le dio la alternativa formando en el eje de la retaguardia al lado de Marquinhos.

Precisamente el defensor brasileño fue uno de los grandes protagonistas del litigio con un doblete frente al Saint-Etienne. El cuadro que dirige Claude Puel se había adelantado en el luminoso con una diana de Denis Bouanga en el minuto 23, pero Messi aprovechó que los locales se habían quedado con uno menos por la expulsión de Kolodziejczak a raíz de una falta del central francés sobre Mbappé para asistir a Marquinhos en el gol que puso las tablas en el marcador en el descuento del primer tiempo. El rosarino también entregaría el pase decisivo en la acción con la que su compatriota Ángel Di María puso en ventaja al PSG en el minuto 79 y volvió a asociarse con Marquinhos para que este sentenciase en el 91.

Pánico por Neymar

Cuatro minutos antes de ese gol que sirvió para que el PSG certificase su decimotercera victoria en el campeonato doméstico se produjo la lesión de Neymar, que vio cómo su tobillo se doblaba al caer sobre Yvann Maçon tras una entrada del futbolista del Saint-Etienne. Aunque habrá que esperar a las pruebas a las que será sometido para determinar el alcance exacto de su dolencia, las imágenes de televisión y el mensaje que el brasileño dejó en sus redes sociales generan una profunda inquietud. «Vamos a recuperarnos. Desafortunadamente estos contratiempos son parte de la vida de un atleta. Ahora es lo que tiene, levantar la cabeza y vamos que vamos. Volveré mejor y más fuerte», escribió en su cuenta de Instagram.

Fue el lunar de un partido en el que el PSG formó por primera vez con su once de gala y dejó claro el efecto que puede tener la experiencia y el espíritu ganador de Sergio Ramos sobre un equipo al que en los últimos años le faltó carácter para conquistar la ansiada 'orejona'.