Borrar
Luis de la Fuente, durante el primer día de concentración de la selección española. EFE
La era De la Fuente comienza con la Eurocopa en el horizonte
Eurocopa / Clasificación

La era De la Fuente comienza con la Eurocopa en el horizonte

Los 26 convocados por el nuevo seleccionador español, incluidos los reclutados de última hora Borja Iglesias y Yéremy Pino, se concentran en Las Rozas con sesión de entrenamiento a puerta abierta

Lunes, 20 de marzo 2023, 19:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Comienza la era De la Fuente en la selección española. Al menos en el campo, porque en cuanto al trabajo de reclutamiento el riojano ya ha librado su primera gran batalla con el epílogo oficial en la trayectoria de Sergio Ramos como internacional. Disipado en parte el ruido por el adiós del central del PSG tras una videollamada del nuevo inquilino del banquillo nacional, el proyecto en La Roja echa a andar sobre el verde, el único juez capaz de determinar el éxito o el fracaso.

Como es habitual en el primer día de concentración, la jornada dejó el tradicional goteo de rostros sonrientes a la llegada a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Entre los más risueños los tres debutantes, el central de Osasuna David García, el centrocampista de la Real Sociedad Martín Zubimendi y el delantero del Espanyol Joselu. Unos se estrenan y otros regresan después de mucho tiempo, como es el caso de los veteranos Iago Aspas y Nacho, dos niños con zapatos nuevos.

«Muy feliz, superemocionado y con muchas ganas de empezar y juntarme con mis compañeros», señaló Joselu a su llegada al hogar de la selección española. «Estuve en el vestuario con los compañeros viendo en directo la convocatoria y cuando vi ahí mi nombre muy ilusionado», explicó David García, otro chico nuevo en la oficina de Las Rozas. «Solo hay que ver los jugadores que tiene Noruega y Escocia seguro que allí también será difícil», advirtió por su parte Zubimendi, el tercer debutante, un mariscal del centro del campo en la Real Sociedad que afronta el esperado salto definitivo a la absoluta.

Los 26 convocados ya se encuentran concentrados en Las Rozas, con una primera sesión de entrenamiento suave, a puerta abierta para congraciarse con una afición necesitada de alegrías para recuperar la ilusión y que abarrotó las gradas del campo principal de la Ciudad del Fútbol. Gavi y Balde, que arrastraban molestias del clásico, se ejercitaron aparte, y entre la nómina de jugadores ya estaban Borja Iglesias y Yéremy Pino, los dos futbolistas reclutados de urgencia por las lesiones de Pedri y Gerard Moreno, llamados a ser importantes con España pero abonados a la enfermería en los últimos tiempos.

España tendrá por delante varias sesiones de trabajo para ir inculcando entre los internacionales el libro de estilo de Luis de la Fuente, de sobra conocido por los muchos futbolistas que ya han pasado por las manos del técnico riojano en las categorías inferiores. El amplio recorrido del entrenador por el fútbol base servirá para allanar el camino a la revolución emprendida por una lista que rompe con más de la mitad del equipo que representó a España en el Mundial de Catar.

El decepcionante KO ante Marruecos en los octavos de final del mayor torneo de selecciones determinó el abrupto final de la era Luis Enrique en La Roja y precipitó el ascenso del hasta ahora seleccionador sub-21, que tiene el reto de revitalizar a España en una época sin grandes nombres. Por delante, el desafío de consolidar la proyección de una nueva generación de jóvenes talentos pero sin perder de vista el tradicional resultadismo que impera en el fútbol de elite.

Dos objetivos

Dos retos descollan en la agenda. El primero pasa por asegurar el billete para la Eurocopa de Alemania del próximo año, en un objetivo de mínimos que consiste en lograr una de las dos primeras plazas en un grupo que España comparte con Noruega, Escocia, Georgia y Chipre. El combinado nórdico, que precisamente será la primera piedra en el camino el sábado en La Rosaleda, es a priori el rival más complicado, con dos nombres que sobresalen mucho sobre el conjunto: el voraz punta del Manchester City Erling Haaland y el talentoso centrocampista del Arsenal Martin Odegaard, ex del Madrid y la Real Sociedad.

Además de los noruegos, España se enfrentará al tradicional juego directo escocés, que valió al conjunto británico para lograr la clasificación para la última Eurocopa; la amenaza de Khvicha Kvaratskhelia, santo y seña de la selección georgiana y sensación del fútbol europeo en el Nápoles, y a un combinado chipriota que parte como cenicienta en el grupo.

Más allá de un billete que La Roja debería asegurar con suficiencia, De la Fuente afrontará en junio la segunda final a cuatro de la Liga de Naciones consecutiva para España. Tras el subcampeonato del torneo en 2021, cuando La Roja cayó ante Francia en la final de Milán, esta vez el combinado español repite semifinal en Enschede (Países Bajos) contra Italia, a la que eliminó hace dos años en esta ronda. Pese a estar a años luz de un Mundial o una Eurocopa, un título daría lustre a esta nueva etapa en la selección y permitiría enganchar al aficionado a un año de la Eurocopa, el horizonte inmediato para la era De la Fuente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios