Pacuco Ramos: «Es el mejor año de nuestra historia»

17/06/2019

El presidente del Unión Viera, Juan Francisco Ramos, Pacuco en el mundillo futbolístico, analiza la actualidad de la gran cenicienta de la fase de ascenso a Segunda B.

— El club consigue la permanencia en la División de Honor Juvenil, varios subcampeonatos en categorías inferiores -por detrás del filial de la UD-, el ‘ascenso’ del Femenino -que no se ha podido consumar por cuestiones federativas- y ahora el primer equipo que se asoma a la Segunda B. ¿Puede ser este el mejor año en la historia de la entidad?

— Hombre, habría que analizar muchos aspectos, pero por lo estrictamente deportivo y, sobre todo, por la emoción y sufrimiento que hemos llegado a vivir en estos meses, podría decirse que sí. Los mejores resultados están ahí. Hace unos años el equipo de Tercera luchó también por el ascenso a la categoría de bronce española pero terminó siendo eliminado a la primera de cambio por la Cultural Leonesa. Ahora estamos a las puertas, y el femenino conquistó su plaza para la Primera B que ahora, por decisiones de última hora a nivel federativo, nos arrebatan por sorpresa. Aún así, el balance es muy bueno.

— Sin duda, el Viera es la auténtica cenicienta de esta fase de ascenso. ¿Siente que el club está preparado para ese hipotético logro?

— Tenga en cuenta que el equipo se diseñó para firmar la permanencia. Veníamos de recuperar la plaza en Tercera tras un descenso traumático dos años atrás. Nadie se esperaba llegar a estas alturas de la competición. Es todo un reto económico, pero tanto con el masculino como con el femenino, ya vamos con la idea de lo que venga, bienvenido sea. Pero sí es verdad que hay que hacer un esfuerzo importante ante ese posible horizonte.

— En este sentido, ¿cuenta con el apoyo de las instituciones?

— De momento, tenemos el compromiso del ayuntamiento, que ha mostrado su predisposición, aunque esa promesa se alcanzó pensando en el femenino. Incluso antes de este basilisco federativo que se ha formado en los últimos días. Aún nos quedaría hablar con el Cabildo y el Gobierno de Canarias, que en estos momentos siguen en la conformación de los nuevos gobiernos tras las elecciones.

— Centrándonos en el primer equipo, el Viera se ha medido en esta Fase de Ascenso a dos rivales que hasta quintuplicaban su presupuesto. ¿Es conscientes de la proeza acometida por este club?

— Somos un equipo de barrio, de formación. Una de las canteras más prolíficas de Canarias. Somos humildes pero ambiciosos de retos. La verdad es que en Lorca salí contento aunque también reconozco que me supo mal por el rival. Tenían un proyecto hecho por y para el ascenso. Supongo que todo eso supuso una presión extra que nosotros, en este caso, no tenemos ni arrastramos.

— ¿Cómo vivió el partido disputado en el Francisco Artés Carrasco?

— Lo pasé fatal. Fíjese que ya desde el minuto 6, con el gol de Julio (0-1 para el Viera) decidí salir del estadio y tomar aire. Era mucha emoción, así que me puse a dar vueltas por los alrededores del estadio. Creo que fueron, por lo menos, diez vueltas a la zona deportiva esa. Cuando volví a entrar, ya estaban en los últimos instantes del encuentro. Era demasiado para mí.

— Además del masculino, le veo muy pendiente del ‘no-ascenso’ del femenino. ¿Hay visos de una solución favorable para el club?

— Nunca se sabe. Llevo esperando alguna respuesta por parte de la Federación Canaria. No se entiende que, después de disputar una eliminatoria con el Güimar (3-2 global para las rojinegras) con el premio de una plaza en la Primera B, a los pocos días de contemplarse el nuevo calendario se nos excluya para meter a otro equipo -en este caso, el Pozoalbense andaluz- y nos digan que esa serie de ida y vuelta no tenía sentido que la hubiéramos disputado. Es ilógico.

— Ante ese error, ¿qué medidas tiene pensado tomar la entidad?

— Iremos hasta el final, hasta las últimas consecuencias. Estamos estudiando medidas legales. En febrero se nos aseguró que el quinto mejor equipo canario tendría derecho a una plaza en esa nueva categoría nacional. El Viera lo consiguió en el terreno de juego. Incluso con representantes de la RFEF se verificó ese asunto. Y ahora argumentan que fue un «error informativo» de la Federación Canaria. Hay documentos que constatan lo que defendemos.