Violencia en el fútbol base

Multa al Calero en un expediente que irá a la Fiscalía

    Cargando reproductor ...
14/02/2020

El Comité de Competición y Disciplina de la Federación Interinsular de Fútbol de Las Palmas decidió en su sesión de esta semana sancionar al CD Calero con 150 euros por «incidentes de público de carácter muy grave» tras los desagradables hechos ocurridos en el partido de benjamines que enfrentaba al equipo teldense con el San Pedro Mártir. Dicho órgano dará traslado del expediente a la Fiscalía Provincial de Las Palmas para que la misma determine si la actitud del padre de uno de los jugadores –que amenazó e intentó agredir al colegiado del encuentro–, es constitutiva o no de ilícito penal.

ETIQUETAS:

El Comité de Competición y Disciplina valoró de forma positiva el grado de colaboración mostrado por el CD Calero, que ayudó en todo momento identificando al autor de los insultos y amenazas, por lo que estimó esta atenuante a la hora de imponer la sanción disciplinaria.

Ahora, cuando el Ministerio Fiscal tenga en su poder el expediente, lo examinará para determinar si procede o no incoar unas diligencias preprocesales de investigación como ha hizo en dos casos anteriores ocurridos esta misma temporada.

Hay que recordar que este caso ocurrió el pasado sábado día 1, cuando al término del encuentro, un padre descamisado intentó agredir al árbitro mientras profirió insultos y amenazas graves, mientras algunos de los presentes se interponían en su camino y le llamaban la atención. Según el acta arbitral, este padre gritó al colegiado: «Eres un hijo de la gran puta, subnormal de mierda, te voy a matar, ven aquí jodío cagón que te mato».

El colegiado Manuel Padrón González relató de esta forma lo sucedido en el acta del encuentro: «Una vez finalizado el encuentro, y mientras me encontraba en el terreno de juego, varios aficionados del club visitante: « Eres un hijo de la gran puta, subnormal de mierda, te voy a matar, ven aquí jodío cagón que te mato». Añadió que, tras el partido, se produjo «un altercado entre aficionados de ambos clubes en los que se incluyen dichos padres nombrados anteriormente. A continuación, me percato de que uno de los aficionados del club visitante salta la valla perimetral que separa el terreno de juego de la zona de espectadores, y viene corriendo hacia mí con el puño en alto y situándose a escasos centímetros de mi persona, siendo separado por el delegado de equipo de su respectivo club», se recoge en el acta.

Minutos después se personó la fuerza pública y el árbitro pudo abandonar las instalaciones.