Fútbol: UD Las Palmas

Míchel Macedo: «Sé que me falta chispa, pero volveré a ser el de antes»

13/10/2017

Míchel Macedo empezó la pretemporada algo fuera de forma, y lo pagó con el banquillo en las primeras jornadas. Poco a poco va recuperando su nivel y ya vuelve a ser un fijo en el once de la UD. Su objetivo: ser de nuevo aquel que deslumbró en el curso pasado. «Lo conseguiré», promete.

- Queda poco para retomar la competición después de un parón liguero que habrá venido bien para ir a adaptándose a lo que busca Pako Ayestarán.

- Sí, pero también para descansar un poco la mente. Después del encuentro del Barça, que fue un partido muy complicado, un encuentro diferente, llegó el parón que nos ha venido bien. Es bueno este tramo sin competición porque el míster ha podido trabajar de la manera que él quiere. Ahora estamos preparados para llegar al partido del lunes de la mejor manera y conseguir los tres puntos.

- En estas primeras semanas de trabajo, ¿en qué esta incidiendo más el nuevo entrenador?

- Le gusta jugar al fútbol. Quiere que juguemos al toque, pero con más llegada a la portería rival. Eso es lo que más hemos trabajado durante la semana, y nos está saliendo muy bien.

- Con esa idea, ¿cree que la Unión Deportiva podrá recuperar ese estilo que le hizo tan especial con Quique Setién?

- Yo creo que sí porque son entrenadores parecidos. Cada uno tiene su forma de trabajar, pero el estilo de juego es bastante similar. El equipo está trabajando muy bien y esperamos que los frutos se vean el lunes. La idea es competir con ganas y sacar los tres puntos en casa porque es muy importante para nosotros, pero también hacerlo jugando bien al fútbol.

- ¿Por qué no funcionó Márquez?

- Pues no lo sé. Él estaba haciendo un buen trabajo, de seis partidos ganó dos... Pero no sé porque se fue, tendría sus motivos. A mi modo de ver estaba haciendo un trabajo muy difícil, que es el de venir a entrenar desde Tercera a un equipo de Primera. Los pocos meses que estuvo aquí con nosotros se vio que era un muy buen entrenador, un técnico muy serio que le gustaba trabajar. Pero, por decisión propia, quiso salir.

- Y usted personalmente, ¿cómo se está viendo este curso?

- Me encuentro bien, pero no estoy al ritmo del año pasado todavía. Me falta algo, un poco de chispa y algo más. Pero soy optimista. En los partidos que vamos jugando, cada día me encuentro mejor. Además, procuro evolucionar siempre en los entrenamientos. Poco a poco voy a llegar a mi nivel del año pasado. Seguro.

- Llegó algo fuera de forma a la pretemporada y empezó el curso como suplente, pero ya vuelve a ser un fijo en el once.

- Y es que voy mejorando. Lo noto en cada entrenamiento. Si tu trabajas bien entre semana, en el partido lo más normal es que las cosas salgan bien. Procuro entrenar fuerte, y dar más y más cada día para que se vaya viendo mi versión más buena en los partidos. Es la mejor manera de contribuir a la victoria de mi equipo.

- Con Setién era más dado a subir a la banda e incorporarse al ataque. ¿Se le pide ahora que se prodigue menos ofensivamente?

- Así es porque aunque el juego es parecido, los entrenadores son diferentes. Con Setién, los laterales atacábamos muchísimo más y teníamos más libertad para subir. Y aunque con Ayestarán también tenemos libertad, no es tanto como antes. Es distinto, pero soy yo el que tiene que adaptarse al estilo de juego del entrenador. No creo que vaya a tener problema con eso y seguro rendiré igual que antes.

- Jonathan Viera está en boca de todos tras su debut con España. Es el fiel ejemplo de que el estar en un club humilde no es impedimento para ser convocado por una selección potente.

- Por supuesto. Jonathan es un gran jugador y demuestra que todos tienen oportunidades de ir con su selección. Basta con dar su mejor versión y trabajar fuerte. Es verdad que estando en un equipo mediano como el nuestro es más complicado, pero no imposible. Jonathan ha estado trabajando muy bien durante los últimos años y logró conseguir su objetivo. Ojalá que siga ahí por mucho más tiempo.

- ¿Sueña usted lograrlo algún día con Brasil?

- Todos los jugadores sueñan con eso. De poder disputar un Mundial e incluso un amistoso con la selección de su país. Ese sueño lo tengo, pero por ahora está muy difícil, así que prefiero trabajar con la mente puesta en Las Palmas para que las cosas salgan bien y mi equipo esté lo más arriba posible.

- Siempre hay más opciones cuando las cosas funcionan en el club, y para ello lo primero es ganarle al Celta.

- Es un partido muy importante, y bastante difícil también. Sabemos de la importancia que tiene este partido para nosotros, para la afición y para la ciudad. La gente ya está mereciendo una victoria en casa. Por todo lo que nosotros venimos haciendo durante este periodo, necesitamos estos puntos. Vamos a jugar para conseguir el triunfo no solo por nosotros, sino también para nuestros seguidores.

- El parón ha servido también para vaciar la enfermería, porque últimamente las lesiones se estaban cebando con Las Palmas.

- Teníamos a cinco en la sala médica, pero la gente está volviendo. La mayoría ya se están entrenando con el grupo. Espero que todos estén listos para jugar el lunes y puedan ayudar al equipo a lograr los objetivos.

- Acaba contrato en junio, ¿su intención es continuar en la UD?

- Mi deseo sigue siendo continuar. Estoy muy feliz aquí. La ciudad, el club, los compañeros... todos me han abrazado de la mejor manera, y yo me siento como en casa. Es verdad que tuve una primera oferta que Las Palmas envió a mi representante. Hemos hablado y llegamos a la conclusión de que debíamos esperar a una nueva propuesta del club.

- Si el deseo de las dos partes es el mismo, ¿no cree que lo normal sería llegar a un acuerdo?

- Claro que sí. Yo soy el primero que espera que lleguemos a un acuerdo entre las dos partes, y que me pueda quedar aquí muchos años más. Es aquí donde de verdad estoy a gusto, donde tengo, además de los compañeros, amistades fuera del club, y de verdad que me encanta la ciudad. Gran Canaria es mi casa.