Simeone lo reconoce 25 años después del pisotón a Julen Guerrero: «Fue una agresión»

El entrenador del Atlético de Madrid recuerda su etapa en el fútbol a través de la docuserie que ha grabado con Amazon Prime

ALAIN MATEOS

Han pasado 25 años desde que Simeone pisase a Julen Guerrero el muslo derecho. Las consecuencias de la agresión fueron tan llamativas que desde las cámaras de televisión se podía apreciar cómo brotaba la sangre del agujero del muslo. Aquel episodio del 8 de diciembre de 1996 cambió la trayectoria del entonces central rojiblanco que nunca más volvió a pasar desapercibido en San Mamés.

Ahora, el actual técnico del Atlético reconoce su error. «Fue una reacción innecesaria. Siempre fui fuerte, siempre fui temperamental... pero eso es una agresión. Obviamente está mal». Las declaraciones se producen en la docuserie que Amazon Prime lanzará el próximo miércoles 26 de enero y que repasa la etapa futbolística del argentino.

El entrenador rojiblanco desvela que nunca hubo un perdón porque no volvieron a verse: «Nunca más nos cruzamos y las veces que nos tocaba jugar con el Bilbao no le tocó venir a jugar con nosotros para tener esa oportunidad al menos de pedir disculpas, pero yo creo que a veces hay cosas que ni pidiendo disculpas. Sí, te sacas la situación de pedir perdón... pero lo que está mal, está mal».

Todo se desencadenó en los primeros cinco minutos de aquel Athletic-Atlético de 1996. Julen Guerrero se tiraba al suelo para impedir que el balón saliese por línea de banda mientras Simeone protegía el cuero con su cuerpo. Al ver que el rojiblanco le superó por fuera e iba a arrebatarle el balón en una situación ventajosa, Simeone levantó su pierna derecha y clavó sus tacos en el muslo de Julen. Las imágenes dieron la vuelta a España. Tres puntos de sutura y sin castigo por parte del árbitro. Barrenechea Montero no apreció la infracción y Radomir Antic terminó sustituyendo a Simeone ante las protestas de San Mamés.

Julen Guerrero, atendido por los servicios médicos tras el pisotón. / LUIS ÁNGEL GÓMEz

El partido acabó con empate a uno, con goles de Joseba Etxeberria y Milinko Pantic. Pero las consecuencias de aquel Athletic-Atlético se prolongaron en el tiempo. El Comité de Competición decidió actuar de oficio tras el escándalo originado. El Athletic, con permiso de Guerrero, denunció y logró una sanción de tres partidos para Simeone. El destino parecía tenérsela guardada al argentino, que justo dos meses después recibió una agresión similar en el Camp Nou.

La agresión del actual entrenador colchonero tuvo mucha repercusión en la prensa nacional. El entonces presidente del Athletic, José María Arrate, se quedó a gusto: «Simeone es un enemigo público en un campo de fútbol, es un indeseable deportivo. Ha sido una agresión en toda regla. Fue una coz». Ya las imágenes ofrecidas por la televisión mostraban la dureza de la entrada aunque de haberse producido hoy en día, Simeone hubiese sido expulsado y quizás, la sanción disciplinaria hubiese sido mayor.

Primera versión de Simeone

«Guerrero no tiene opción a llegar al balón, pero se lanza a por él. Yo levanto el pie para que no me golpee y al bajarlo Guerrero se lleva la peor parte». Simeone trató de justificar así su agresión días después de aquel partido. No fue su único defensor. Patxi Ferreira, exjugador del Athletic, Atético y Sevilla, donde compartió vestuario con Simeone, también defendió al argentino: «La jugada fue un lance desafortunado del juego que tuvo como protagonistas al poli malo y al poli bueno de la época», dijo.

Para Julen Guerrero no cabe la duda sobre la voluntariedad de la acción. «Fue intencionado. Si no, habría sido imposible hacerme el agujero que me hizo. Bajó el pie con fuerza a propósito». Más de una década después, el exrojiblanco recordó aquel episodio en una entrevista en 'Punto Pelota'. «No me pidió perdón pero es un tema que está olvidado, no merece la pena darle más vueltas». La última vez que vio a Simeone fue en un restaurante. «Nos saludamos y ya está. No hemos vuelto a hablar».

Durante la docuserie grabada por Amazon Prime se puede ver al Simeone más humano. El técnico se emociona al recordar la bronca que le echó su hija pequeña de cuatro años. «El fútbol es mi vida», le decía Simeone a la pequeña. Y esta respondió. «Tu vida somos nosotros».