El fútbol también da un paso atrás: 75% de aforo en estadios

Sanidad y la comunidades autónomas acuerdan en el Consejo Interterritorial de Salud reducir la máxima capacidad de espectadores a tres cuartos en recintos deportivos al aire libre y a la mitad en aquellos cubiertos

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

El fútbol no es ajeno a la realidad actual del coronavirus en España. El incremento incesante de casos en la sociedad española ha acabado por afectar al deporte profesional y en concreto a la Liga. Regresan las limitaciones de aforo, que pasan a ser de un 75% en el caso de los estadios de fútbol al aire libre, hasta ahora al máximo de su capacidad, y de un 50% para los recintos cubiertos, donde el tope era antes del 80%.

Se trata de un paso atrás y un retorno a las restricciones de aforo con las que regresó paulatinamente el público a los estadios de fútbol ya desde el final de la pasada temporada, en un porcentaje anecdótico, y al principio de esta, cuando se fue incrementando paulatinamente hasta recuperar la normalidad.

Así lo han acordado el Ministerio de Sanidad y las diferentes comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrado este miércoles ante la delicada situación sanitaria que la sexta ola de coronavirus está provocando en España.

Además de las limitaciones de aforo vuelven las medidas en los prolegómenos del partido para evitar aglomeraciones, con controles de temperatura, aplicación de gel hidroalcohólico y el establecimiento de franjas horarias para el acceso de los aficionados al estadio. Una vez dentro del recinto, regresa la distancia de seguridad entre localidades y se mantiene el uso de mascarilla durante todo el partido, así como la prohibición de fumar y comer.

La medida llega después de que LaLiga revisase su protocolo ante el aluvión de contagios en los diferentes equipos. Vuelven los test de antígenos diarios, así como las pruebas PCR semanales, y se reduce al mínimo el uso de los vestuarios, pues los futbolistas deberán ducharse en el hotel o en sus domicilios particulares y llegar ya vestidos con ropa deportiva a las instalaciones.