Borrar
Jornada 20

El Real Madrid sale de Son Moix en camilla

El equipo de Ancelotti, con la enfermería repleta, sucumbe ante el Mallorca en un crispado enfrentamiento y complica su horizonte liguero

Óscar Bellot

Sábado, 4 de febrero 2023, 17:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Tras salir airoso el jueves de una brutal entrada cometida por Gabriel Paulista en el pleito ante el Valencia que permitió al Real Madrid seguir metido de lleno en la pelea por la Liga, Vinicius encabezará el cartel en Son Moix. La ausencia de Benzema traslada la condición de buque insignia de los blancos al brasileño en un recinto que apunta a ser un volcán para el extremo a raíz de lo sucedido el pasado 11 de septiembre.

Aquel domingo, también a la hora del vermut, el carioca se las tuvo tiesas con varios futbolistas del Mallorca, especialmente con Antonio Raíllo, y con el técnico bermellón. Los continuos rifirrafes elevaron el tono de un encuentro disputado en el Santiago Bernabéu que se resolvió a favor de los locales por 4-1 y que dejó varios apuntes destacados: Valverde facturó uno de los golazos de la temporada, Hazard firmó su epitafio en la 'casa blanca' con una actuación decepcionante, Rodrygo elevó su cotización como falso nueve y Vinicius alimentó una leyenda negra que le persigue.

«Vinicius comete muchas faltas de respeto dentro del campo. Que baile, pero que no insulte y no menosprecie a los compañeros de profesión. Luego, cuando se le tilda de provocador, usa el comodín del racismo», sostuvo días después de aquel tenso enfrentamiento un Raíllo que volvió a echar leña al fuego esta misma semana. «Si yo mañana tengo que poner un ejemplo a mis hijos, les pondré a Modric, a Benzema, pero nunca a él», afirmó el capitán del Mallorca en Dazn, antes de un nuevo duelo al sol con el jugador que más faltas recibe en la Liga: 69, a razón de 3,63 por encuentro.

La alevosa patada de Gabriel Paulista volvió a poner en guardia a Ancelotti, temeroso de que la dureza de los rivales acabe mandando a la enfermería a su elemento más desequilibrante e inquieto por las desconexiones que sufre Vinicius con cierta regularidad a causa de su inflamable carácter. «Para mí es un gran futbolista. A los jóvenes les gusta este tipo de jugadores, con calidad y tan espectaculares con el balón. Mis nietos tienen todos la camiseta de Vinicius, los cuatro. Y no quieren otra», aseveró en la previa de otro choque ardiente en el que el Real Madrid busca meter presión al Barça, pero que los blancos afrontan en cuadro y con poco tiempo de descanso.

Bajo mínimos

Ancelotti se quejó por tener que disputar dos partidos en menos de 72 horas antes de facilitar una convocatoria de apenas 19 futbolistas. La buena noticia es el regreso de Alaba. El austríaco no se viste de corto desde el 7 de enero, cuando un penalti por mano del central que jamás habría tenido cabida en el viejo catecismo del fútbol selló el naufragio del Real Madrid en el Estadio de la Cerámica. No es probable que Ancelotti le aliste de inicio, pero su retorno supone un considerable alivio para una zaga que se ha visto diezmada por las lesiones de Mendy, Lucas Vázquez y Militao. También se quedaron fuera de la expedición Benzema y Hazard. El delantero francés es insustituible; el extremo belga, un caso perdido.

Javier Aguirre asume el calibre de las bajas que presenta su adversario. «No es un hecho anecdótico porque Benzema fue el mejor jugador del mundo el año pasado ya que ganó el Balón de Oro. Es un jugador que está rompiendo registros goleadores en el Real Madrid, que no es poca cosa. Es el capitán y un baluarte. Militao también es importante», recalcó el mexicano que, no obstante, puntualizó: «Son el Madrid y jugarán con once cracks de nivel mundial».

El Mallorca visitó el Bernabéu en la quinta jornada con cinco puntos en su casillero y salió del recinto blanco con una unidad de ventaja sobre el equipo que marcaba la frontera el descenso. Desde entonces, se ha convertido en una de las revelaciones de la temporada, aunque han perdido fuelle tras el Mundial de Qatar. Acumula tres derrotas en los cinco últimos partidos. Pese a ello, el Vasco ve el vaso medio lleno. «Las sensaciones son buenas porque después del varapalo de Cádiz creo que hemos reflexionado. Vimos lo que hicimos mal y esperemos que no se repita. Son buenas sensaciones, pero el Madrid siempre te complicada, sea de local o de visitante es el favorito. Seguramente sufriremos, pero tengo buenas sensaciones, sí», afirmó en la víspera de un encuentro para el que solo tiene la baja por sanción de Copete. Vinicius, por cierto, está apercibido. Hay aviso de incendio.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios