Vinícius Junior celebrando un gol durante un partido de liga. / AFP

La Fiscalía archiva la denuncia por los insultos de «mono» a Vinicius en el Metropolitano

Pese a considerar los cánticos como «desagradables» e «irrespetuosos», entiende que se vertieron en un contexto «de máxima rivalidad» y que no suponen un delito contra la dignidad de la persona afectada

JOSÉ JAVIER VIERA Madrid

La Fiscalía Provincial de Madrid ha acordado el archivo de la denuncia presentada por Esteban Ibarra, presidente de Movimiento contra la Intolerancia, por los cánticos y gritos de «mono» dirigidos a Vinicius con ocasión del derbi entre el Atlético y el Real Madrid disputado en el Metropolitano, el pasado 18 de septiembre.

Pese a que considera que los cánticos vertidos supuestamente por un grupo de hinchas radicales del equipo colchonero son «desagradables», «inapropiados» e «irrespetuosos», entiende que se vertieron con ocasión de la celebración de un partido de fútbol «de máxima rivalidad» junto con otras alusiones «despectivas» o «burlonas» marcadas por esa competencia deportiva.

El representante del ministerio público, además, señala que no existe un acto concreto y que, una vez contextualizados los insultos de naturaleza racista, «tampoco integrarían un delito contra la dignidad de la persona afectada». En este sentido argumenta que dichos los cánticos no se volvieron a producir más que en dos ocasiones «y que duraron unos segundos».

Los hechos objeto de la denuncia tuvieron lugar en las inmediaciones del estadio Civitas Metropolitano durante los instantes previos a la celebración del derbi de la capital. En la misma se sostenía que, coincidiendo con la llegada al estadio del club visitante a bordo de su autobús corporativo, un grupo «de unas 500 personas que no han podido ser identificadas y que se encontraban allí congregadas», entonaron gritos y cánticos dirigidos al jugador del equipo rival en atención a su color de piel: «Eres un mono, Vinicius eres un mono».

Una vez recibida la denuncia, se requirió a la Brigada Provincial de Información (BPI) para que procediera a su investigación y contextualización. De otro lado, se incorporó la denuncia formulada por la LaLiga donde se daba cuenta cómo ya en el interior del estadio, «antes del inicio del partido y en el minuto 42 de este, por parte de un grupo de aficionados ubicados en la grada baja del fondo sur se procedieron a proferir al unísono durante unos 15 segundos de forma coordinada los mismos cánticos hacia Vinicius».

Para contextualizar lo sucedido se acompañó un enlace de la cuenta de Twitter del jugador, donde publicó un mensaje en contra del racismo, y el comunicado oficial del Atlético de Madrid en el que se condenaban estos hechos. Por último, se recibió el preceptivo oficio policial en el que se especificaba que, tras analizar las imágenes obtenidas por la unidad de control organizativo del estadio, solo se recogieron imágenes, pero no audios, «toda vez que el sistema de grabación del estadio no graba». Y en cuanto a las grabaciones obtenidas del exterior, el mismo oficio apunta que no se pudo reconocer a ninguna de los hinchas que realizaron los cánticos, «al tratarse de un número considerable de personas las allí congregadas».