Ousmane Dembélé. / REUTERS

Análisis

Las exigencias de Xavi a la directiva culé

El técnico de Tarrasa pide refuerzos este verano para poder competir la próxima temporada

DANEL PANERO

El Barcelona ya sabe de primera mano las exigencias que tiene Xavi para poder competir con los más grandes la próxima temporada. El técnico de Tarrasa no quiso esperar ni un solo día desde que terminara el curso y tras la conclusión del duelo de su equipo frente al Villarreal acudió a la rueda de prensa y lanzó con bala a la junta directiva culé. «Llega el trabajo de despachos, que es más importante que el de campo. Tenemos que cambiar muchas cosas, muchísimas, para ser competitivos. No podemos tener otro año más en blanco», aseguró el preparador egarense.

Y es que Xavi es consciente de que se avecinan dos meses clave para el Barcelona en el mercado de fichajes. El club culé acude al parón con muchos frentes abiertos y con la necesidad de mejorar una plantilla que este año ha exhibido a lo largo de nueve meses muchas de las carencias impropias de un equipo grande. Esa es la primera exigencia de Xavi, la llegada de futbolistas que eleven el nivel de los jugadores con los que ya cuenta. «Hay que reforzarnos muy bien. Si no, no podemos competir», afirmó.

Otra de las exigencias que Xavi aprovechó para mandar a Joan Laporta estuvo también relacionada con los refuerzos de este verano. El Barça ha acusado este curso la aglomeración de partidos en jugadores que no tienen un sustituto de garantías como Sergio Busquets y Jordi Alba. Ambos futbolistas, ya metidos de lleno en la treintena, han jugado prácticamente todo y no han contado con el descanso que podrían haber tenido con una plantilla más alargada.

«Creo que el Barça debe tener todas las posiciones dobladas, del mismo nivel. Para que compitan también entre ellos, y que el equipo mejore», añadió. En este sentido Mateu Alemany ya ha empezado a hacer movimientos con incorporaciones que podrían cubrir esas carencias como Franck Kessié para la medular y Marcos Alonso o José Luis Gayá para el lateral zurdo.

La última exigencia de Xavi a la directiva blaugrana en rueda de prensa fue una discrepancia con Mateu Alemany. El director del area de fútbol dejó muy claro antes del partido que Ousmane Dembélé ya es pasado para el Barcelona. «El futuro lo sabrá él y sus agentes, yo tengo mi propia opinión personal sobre este asunto, pero no viene a cuento. No hay noticias suyas, igual que en los últimos seis o siete meses», aseguró en unas palabras que difieren con las de un Xavi que aseguró que «ha ayudado mucho y que aún puede ser uno más».

Valorar su trabajo

Por último, Xavi quiso poner en valor la trayectoria que ha realizado en este curso desde que se hiciera con las riendas del equipo el pasado mes de noviembre. El egarense considera que ha «salvado una situación catastrófica» para el club. Sus palabras son un aviso para que la Junta Directiva sea consciente de la dificultad de lo logrado y de la necesidad que todavía existe de realizar cambios estructurales. El Barça era noveno cuando Xavi llegó y ha conseguido el objetivo mínimo de ser segundo, algo con lo que el de Tarrasa no se conforma.