El Celta, obligado a readmitir a Santi Mina

El delantero, condenado a cuatro años de cárcel por un delito de abuso sexual, se incorporará a la pretemporada con la plantilla del Chacho Caudet

Javier Varela
JAVIER VARELA Madrid

Santi Mina, condenado el pasado 4 de mayo a cuatro años de prisión por un delito de abuso sexual, ha exigido al Celta a través de un burofax la incorporación inmediata al club, para ponerse a las órdenes del Chacho Caudet en la pretemporada.

Tras conocer la sentencia condenatoria para el futbolista, el Celta decidió apartarle de forma provisional e incluso eliminó cualquier presencia suya en la página web del equipo. Al regreso de las vacaciones veraniegas, Santi Mina no se presentó con el resto de jugadores a la disciplina del equipo del Chacho Caudet, pero ahora la situación ha cambiado de forma radical.

El Celta deja claro que se ha visto «obligado» a reincorporar a Santi Mina a los entrenamientos y asegura que se reserva su «derecho de reclamar, si la sentencia deviene firme, todos los daños y perjuicios económicos y de imagen al club, ocasionados por el comportamiento del jugador».

En el mismo comunicado, el Celta ha mostrado su «sorpresa» por el movimiento del jugador que, consideran, está encaminado «a dañar a la entidad». Insiste en que, tras la sentencia judicial condenatoria, «el club obró «conforme a sus valores y a los de su afición, a los que no renunciará bajo ningún concepto». Y destaca que Mina rechazó incluso una oferta para jugar en un equipo de otra liga.

Condenado

El futbolista fue condenado en la pasada primavera a cuatro años de prisión por abusar sexualmente de una mujer, el 18 de junio de 2017, en Mojácar (Almería). Mina, sin embargo, se libró de la condena por agresión sexual. Según la sentencia, no actuó con violencia o intimidación, como sí consideró el fiscal. La magistrada Társila Martínez y el tribunal absolvieron a Mina por este tipo de delito para el que la Fiscalía solicitaba ocho años de prisión y la acusación particular, nueve y medio.

Además de los cuatro años de cárcel, a Mina se le impuso una orden de alejamiento de 500 metros respecto a la víctima durante 12 años y el pago de una indemnización de 50.000 euros. La defensa del futbolista del Celta anunció un recurso de apelación al entender que el fallo «no se ajusta a derecho por existir importantes errores en la valoración de las pruebas practicadas, que no se corresponde con los hechos acaecidos».