Jordi Alba se lamenta tras la derrota del Barça ante el Rayo. / lluis gené / afp

Análisis

El Camp Nou es un chollo para los rivales

El Barça suma tres derrotas seguidas como local en una misma temporada por primera vez en su historia

DANIEL PANERO

El Camp Nou ya no es un fortín. El feudo blaugrana vivió este domingo una nueva pesadilla con la visita del Rayo Vallecano. El Barça cayó por 0-1 en un partido en el que no se sintió cómodo en ningún momento y en el que agravó la mala racha de resultados que el equipo de Xavi vive en casa. La derrota ante los franjirrojos es la tercera consecutiva en casa entre Liga y Europa League, algo que los culés nunca habían vivido en una misma temporada a lo largo de toda su historia.

«Me voy enfadado y decepcionado porque hoy era una oportunidad de oro. Se repite lo del Eintracht y el día del Cádiz. Nos ha faltado mucha efectividad. Creo que generamos muchas ocasiones claras para, como mínimo, hacer el empate. Si empatamos con tiempo suficiente, creo que lo ganamos», aseguró Xavi al ser preguntado en rueda de prensa tras la derrota ante el Rayo. El técnico de Tarrasa tuvo que salir una vez más a explicar un partido en el que su equipo se atascó desde el inicio y en el que dio alas a su rival. Los culés dispararon en 18 ocasiones, cinco de ellas entre palos, pero el resultado fue similar al del Cádiz, un rosco desolador en un tramo de la temporada en el que a los blaugranas no les sale nada en casa.

Y es que el partido ante el Rayo es histórico para el Barça, y lo es para mal. Las derrotas ante Eintracht Fráncfort, Cádiz y Rayo dan un bagaje nunca antes vivido para los culés en una misma temporada en casa. Tres derrotas seguidas que han devuelto las dudas en un proyecto que parecía despegar y tres pinchazos que hacen peligrar la segunda plaza y dejan en el aire la clasificación para la próxima Liga de Campeones. Para encontrar una racha similar del Barça como local hay que remontarse a las campañas de 1997-1998 y 1998-1999. Por aquel entonces, el equipo que dirigía Louis van Gaal tropezó al cierre de la primera campaña contra Betis (1-3) y Salamanca (1-4), y empezó el siguiente curso con una derrota por la mínima en la Supercopa de España ante el Mallorca (0-1).

La derrota ante el Rayo es un lunar más en una temporada en la que el Barça no ha conseguido en ningún momento hacerse fuerte en casa. Los hombres de Xavi han disputado este curso 22 partidos como locales en el Camp Nou y han firmado un bagaje de once victorias, cinco empates y seis derrotas, o lo que es lo mismo, solo ganan la mitad de los partidos que juegan ante su público. En Liga los culés cayeron frente a Real Madrid (1-2), Betis (0-1), Cádiz (0-1) y Rayo (0-1), cuatro derrotas que no sucedían desde la temporada 2002-2003.

Un equipo desmotivado

Las debacles recientes del Barça se han producido después de que el Real Madrid diera el golpe definitivo a la Liga con su victoria en el Ramón Sánchez Pizjuán. Ese día los culés dijeron adiós al objetivo más importante que les quedaba y bajaron los brazos. Los compromisos ante Cádiz, Real Sociedad y Rayo demuestran la caída física y anímica de un equipo que tiene que levantarse a tiempo para salvar los muebles con la clasificación para la próxima Liga de Campeones. «Me he equivocado hoy como entrenador. No los he sabido motivar lo suficiente», reconoció Xavi este domingo tras una nueva derrota en casa.