Robert Lewandowski celebra el primero de sus dos goles al Valladolid. / Josep LAGO / AFP

Jornada 3

El Barça se pone morado a costa del Valladolid

El equipo de Xavi se impuso por 4-0 con doblete de Lewandowski y goles de Pedri y Sergi Roberto

DANIEL PANERO

El Barcelona se llenó de moral frente al Real Valladolid en el Camp Nou. El conjunto que dirige Xavi se impuso a los blanquivioletas por 4-0 en un partido en el que fue netamente superior desde el minuto uno y en el que Lewandowski fue el gran protagonista. El punta polaco anotó un doblete, uno en cada mitad, y contribuyó a una goleada en la que Pedri y Sergi Roberto cerraron el marcador. Con estos dos tantos Lewy suma y sigue, ya lleva cuatro dianas en sus tres primeros partidos en la Liga y es el líder del nuevo proyecto azulgrana.

«Tenemos que salir en tromba», aseguró Xavi en la rueda de prensa previa al partido. Y así fue. El Barça pisó el césped del Camp Nou, se hizo las fotos de rigor y se puso manos a la obra contra la portería de Jordi Masip. El técnico de Tarrasa dispuso un once con un 4-3-3 en el que Koundé hacía las veces de lateral en defensa y de tercer central en ataque para posibilitar a Balde lograr la superioridad en fase ofensiva. El plan, con Raphinha como novedad junto a Dembélé y Lewandowski hizo que los culés salieran de inicio como un ciclón, desbordando desde los costados, con llegada de los jugadores de segunda línea y a la espera de que la inspiración de los futbolistas de ataque hiciera el resto.

La receta de Xavi tenía todos los ingredientes, incluido el gol. Esa guinda, que no se halló ante el Rayo Vallecano, tarde o temprano iba a aparecer. Dembélé y Lewandowski avisaron con sendos disparos a la madera y el polaco fue el protagonista en el tanto que abrió la lata. Los depredadores no perdonan dos veces y eso hizo el ex del Bayern tras el enésimo centro al área de Raphinha. Se zafó de su par, buscó el segundo palo y metió la punterita para delirio de un Camp Nou que ya tiene nuevo ídolo. Fue el momento cumbre en una primera mitad en la que la hemorragia ya estaba abierta. El Valladolid estaba a merced de los blaugranas y pocos minutos después, Pedri encontró un carril por el centro del área para firmar el segundo y dejar el partido prácticamente resuelto antes del descanso.

4 Barcelona

Ter Stegen, Koundé, Araujo (Sergi Roberto, min. 61), Eric García, Balde, Busquets (Kessié, min. 76), Gavi (Frenkie de Jong, min. 61), Pedri, Raphinha (Ansu Fati, min. 61), Lewandowski y Dembélé (Ferran Torres, min. 82).

0 Valladolid

Masip, Luis Pérez, Joaquín Fernández, Javi Sánchez (Toni, min. 63), Escudero, Monchu (Óscar Plano, min. 46), Aguado (Roque Mesa, min. 46), Kike Pérez, Anuar (Arroyo, min. 76), Iván Sánchez y Sergi Guardiola (Sergio León, min. 63).

  • Goles: 1-0: min. 24, Lewandowski. 2-0: min. 43, Pedri. 3-0: min. 65, Lewandowski. 4-0: min. 92, Sergi Roberto.

  • Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Amonestó a Monchu, Javi Sánchez y Kike.

  • Incidencias: Partido disputado en el Camp Nou ante 83.972 espectadores.

Tras la reanudación, el Barça seguía con la quinta marcha metida a fondo. El 3-4-3 en fase ofensiva que ensayan los culés durante muchos minutos y la frescura en la presión en campo contrario de jugadores como Gavi y Pedri ahogaron a un Valladolid incapaz de salir de su propio campo. Con este escenario y Lewandowski merodeando por el área, el desenlace no podía ser otro que el tercer tanto. En esta ocasión fue Dembélé el que tras un eslalon asistió al '9' para que marcara con la tranquilidad del que pasa otro día más en la oficina gracias a un taconazo. Cuatro goles en sus siete primeros disparos en la Liga, esa es la tarjeta de presentación de Lewy después de tres partidos.

Esa diana fue el epílogo definitivo al choque. Xavi refrescó al equipo en la segunda mitad con la entrada de Sergi Roberto, Ansu Fati, Frenkie de Jong, Kessié y Ferran Torres, cambios que demostraron una vez más la profundidad de plantilla que tiene el Barça este año y que posibilitaron continuar con el buen tono físico hasta la recta final del encuentro. El partido ya era redondo para un Camp Nou que vio al mejor Lewandowski, a un gran Koundé en su debut y al que todavía le quedaba aliento para celebrar un cuarto gol después de que Sergi Roberto aprovechara un rechace en el área para cerrar el marcador. El canterano lo celebró por todo lo alto e hizo todavía más grande la sonrisa de Joan Laporta, feliz pese a lucir un ojo morado tras un accidente doméstico.