Jornada 1

El Barça se apalanca

El equipo azulgrana se estrella contra Dimitrievski y no puede pasar del empate sin goles ante el Rayo en el Camp Nou

DANIEL PANERO Madrid

El Barça sufrió un gatillazo este sábado en el Camp Nou. El conjunto que dirige Xavi no pudo pasar del empate sin goles ante el Rayo Vallecano en un partido en el que los culés fueron de menos a más pero en el que se toparon con un rival que le tiene tomada la medida. Los de Andoni Iraola resistieron el asedio en la segunda mitad, suman siete de los últimos nueve puntos ante los azulgrana y aguaron la fiesta de un Barça que pese a todo el arsenal ofensivo se quedó sin gol una vez más ante los franjirrojos.

Sin tiempo que perder. Así empezó el Barça la temporada 22-23. Xavi puso sobre el césped del Camp Nou toda la artillería que tenía a su disposición. Christensen, Raphinha y Lewandowski fueron las grandes novedades en un equipo que ya sabe todas las señas de identidad del técnico de Tarrasa. Los culés quisieron ser valientes, jugar desde atrás, tener la posesión y ser verticales desde los costados, pero se toparon con un Rayo que ya tiene claro el método para amargarle la existencia a los culés. Iraola puso la línea de presión en campo contrario y convirtió el inicio de encuentro en un campo de minas, una pesadilla para unos azulgrana que fueron incapaces, en el primer tramo de partido, de meter mano a su bestia negra el pasado curso.

La trampa de Iraola duró lo que tardó el Barça en darse cuenta que este año puede disponer de Plan A, Plan B y hasta Plan C. Los culés no encontraron con espacio a Busquets y a Pedri en la medular pero optaron por saltar esa línea con balones en largo a Dembélé, Raphinha y Lewandowski, muy activo para descargar balones a los centrocampistas.

0 Barcelona

Ter Stegen, Araujo, Eric, Christensen (Sergi Roberto, min. 61), Jordi Alba (Aubameyang, min. 82), Busquets, Gavi (Frenkie de Jong, min. 61), Pedri (Kessié, min. 73), Dembélé, Lewandowski y Raphinha (Ansu Fati, min. 61).

0 Rayo Vallecano

Dimitrievski, Balliu, Catena, Lejeune, Fran García, Unai (Óscar Valentín, min. 62), Pathé Ciss, Isi (Salvi Sánchez, min. 79), Trejo (José Pozo, min. 84), Álvaro García y Camello (Falcao, min. 62)

  • Árbitro: Hernández Hernández (Comité de Las Palmas). Expulsó a Busquets en el minuto 93 y amonestó a Dembélé, Trejo, Catena, Lejeune, Falcao, Pathé Ciss y Dimitrievski.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de Liga, disputado en el Camp Nou ante 81.104 espectadores.

Así llegaron las primeras ocasiones. El polaco vio portería pero el VAR anuló su primera diana por fuera de juego y el francés y el brasileño pusieron a prueba a Dimitrievski, que fue una vez más providencial en el Camp Nou al resolver todas las acometidas de la primera mitad. El Rayo aguantó el arreón antes del descanso y pudo llevarse un botín aún mayor si Ter Stegen no hubiera salvado un mano a mano de Álvaro García. El Barça estaba atenazado y necesitaba reaccionar de inmediato.

Dimitrievski desquicia a los culés

Tras la reanudación, el Barça comenzó a encontrar por fin la forma de resquebrajar al Rayo. La presión franjirroja bajó de intensidad y el vendaval culé pasó a ser una constante, pero a la vez un arma de doble filo. El partido se abrió y mientras Raphinha y Dembélé afilaban colmillos lo hacía también un Rayo que sabe que los culés aún son un gigante con pies de barro. Un error de los de Xavi en la salida pudo terminar en gol de Camello, que ya había dejado atrás hasta a Ter Stegen. El técnico de Tarrasa no lo veía claro y comenzó a agitar la coctelera. Sergi Roberto, De Jong y Ansu Fati entraron a escena con el objetivo de cambiar un guion que distaba mucho del 'showtime' exhibido ante Pumas hace menos de una semana.

Los cambios sentaron bien a un Barça que mejoró en la circulación con la entrada de De Jong y que inició el toque de corneta contra la portería del Rayo. Los de Iraola ya no eran capaces de salir de campo propio y eso lo aprovecharon los culés, Aubameyang incluido, para lanzar la ofensiva final. Ansu Fati, Busquets y Kessié probaron fortuna pero se toparon con un excelso Dimitrievski que volvió a hacer del Camp Nou su particular fortín. El macedonio robó los focos a los Lewandowski, Raphinha y compañía y, con sus seis intervenciones, desquició a un Barça que vio rebajada su euforia y que acabó con diez jugadores tras la expulsión de Busquets por propinarle un codazo a Falcao en los instantes finales.