Ronald Koeman, todavía como entrenador del Barça. / AFP

Acuerdo entre el Barça y Koeman para la rescisión del contrato

El neerlandés tenía firmado hasta junio de 2022 y recibirá 10 millones de euros de finiquito

COLPISA

Casi un mes después de la destitución del entrenador del Barça tras la derrota sufrida en Vallecas, el club azulgrana y Ronald Koeman han llegado este viernes a un acuerdo económico para la rescisión del contrato del técnico. El neerlandés tenía firmado hasta el 30 de junio del 2022 y, según su entorno, ha cobrado la cantidad íntegra que le adeudaban, incluida la parte prorrateada acordada el año pasado debido a la crisis derivada de la pandemia. Desde el Barça, en cambio, aseguran que la cifra pactada es de 10 millones, aunque en un principio había trascendido que el finiquito ascendía a unos 12 millones.

Las dos partes han evitado de este modo que la situación se enquistase en exceso y logrado que el entrenador se quede ya completamente desligado del Barça y pueda emprender una nueva aventura si recibe ofertas. El técnico fue despedido el pasado 28 de octubre, tras caer ante el Rayo de Andoni Iraola, y sustituido de manera provisional por Sergi Barjuan hasta que Xavi Hernández cerró su fichaje y debutó en el derbi catalán ante el Espanyol.

Koeman aterrizó en el banquillo azulgrana todavía bajo el mandato de Josep Maria Bartomeu y nunca fue una elección de Joan Laporta, con quien no conectó desde que accedió a la presidencia y hasta su destitución. Al final de la primera temporada ya estuvo a punto de cesarlo y buscó sin éxitos sustitutos en el mercado. Los pésimos resultados en este inicio de curso, con solo 15 puntos tras las 10 primeras jornadas de Liga y en situación límite en la Champions, volvieron a poner a Koeman en el disparadero.

Laporta estuvo a punto de prescindir de sus servicios antes de la derrota frente al Atlético de Madrid en el Metropolitano, justo después de la debacle en Lisboa ante el Benfica, pero decidió darle un voto de confianza tras varias reuniones con el técnico. No obstante, perder el clásico ante el Real Madrid en el Camp Nou y caer poco después en Vallecas fueron las gotas que colmaron el vaso de la paciencia de Laporta, que finalmente le destituyó en el vuelo de vuelta a la ciudad condal.

El Barça, sin margen para acometer operaciones extraordinarias tanto por el límite salarial como por su falta de liquidez, ya encontró dificultades para abonar la cláusula de rescisión de Xavi. De hecho, fue el propio entrenador de Tarrasa el que ayudó al pago de parte de los cinco millones para poder desvincularse del Al-Sadd catarí.