Carlo Ancelotti, durante su comparecencia ante los medios de este viernes. / efe

Jornada 34ª

Ancelotti: «Hay que ganar el 'match ball', como los mejores tenistas»

El técnico del Real Madrid reconoce que han trabajado mucho para centrarse en el partido ante el Espanyol y aparcar la vuelta contra el City del miércoles

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

A un punto de convertirse en el primer entrenador que se corona campeón de Liga en los cinco grandes campeonatos, Carlo Ancelotti es la tranquilidad personificada. A día de hoy no es posible y todo está muy encorsetado, pero en vísperas de recibir al Espanyol y de poder cantar su primer alirón liguero al frente del Real Madrid el técnico de Reggiolo de la sensación de que estaría encantado de recibir a los periodistas en la terraza un bar, saboreando un buen café expreso y fumándose un cigarrito.

También como los antiguos, Carletto confiesa ser supersticioso y por eso evita vender la piel del oso antes de cazarlo. «No me gusta hablar de esto porque aún no la gané. Soy un poco supersticioso. Lo responderé cuando todo esto se haya acabado», respondió a la pregunta de qué siente un posible campeón en lo que los ingleses llaman el 'big five'.

Carletto representa a la vieja escuela de entrenadores, aunque insiste en que moderniza su libreto. «El fútbol ha cambiado. Los entrenadores tienen que viajar con el tiempo. No me considero viejo, me considero que tengo experiencia. El fútbol de hace 20 años, cuando gané mi primer título, ha cambiado. Las reglas han cambiado. Hay que adaptarse y no va a parar de cambiar. Hay que estar listo».

Además, tiene la ayuda de su hijo como principal ayudante. ¿Qué le aporta? «Pregunta complicada. Davide es resistente, competente, serio, profesional, tranquilo. Con él trabaja también Francesco Mauri. Hay que destacar también a Luis con los porteros, Antonio Pintus en el aspecto físico. Es un equipo muy joven. Combinamos bien su entusiasmo con mi experiencia. No es fácil para mí hablar de esto porque también tengo el aspecto familiar y emocional. El hecho de que Davide sea mi hijo le ha ayudado para demostrar que está aquí porque es competente. Puede ser un entrenador muy bueno».

Cerca del balance, aunque falta lo más importante, Ancelotti avanza que está «muy satisfecho» con el desarrollo del curso. «Ha sido una temporada muy sencilla para mí. He tenido el apoyo del club y de los jugadores. Han aceptado todas las decisiones que he tomado».

«Situación impensable»

Desea que si se coronan lo celebren, porque eso da «energía» para la gran cita europea del miércoles ante el City, pero de nuevo apela a la prudencia, al máximo respeto al rival. «No hemos pensado en lo que vamos a celebrar. Hasta ahora no hemos organizado nada, solo hemos preparado el partido».

¿El encuentro ante el Espanyol?: «Nadie pensaba que a estas alturas tendríamos 15 puntos de ventaja, pero lo hemos hecho muy bien. Somos conscientes de que estamos muy cerca de ganar un título, pero tenemos que sacar puntos en estos partidos (con uno sirve) porque no se ha terminado. Nos gustaría acabar mañana. El equipo está muy concentrado en el partido que tenemos que hacer».

Confía en que sus jugadores no afronten esta cita ante el Espanyol con un exceso de relajación. «No creo que ese problema exista. Hemos trabajado mucho y tenemos que prepararlo lo mejor posible». Y negó que estén más focalizados en el City que en el Espanyol. «Solo pensamos partido de mañana desde el final del encuentro de Mánchester. Tenemos un 'match-ball' y hay que ganarlo, como los mejores tenistas. Somos un gran equipo y hay que dar un golpe en la mesa.

Admitió que habrá rotaciones, algunas obligadas. «Tenemos problemas en defensa. No tengo a Alaba, Nacho o Militao. Tengo que poner a Vallejo, que ha jugado muy poco, pero siempre ha sido un profesional. Tengo que poner un central que puede ser Casemiro. En la medular tengo un jugador fresco como Camavinga. También Ceballos. En el frente tengo que elegir. Asensio está fresco. Ver si Karim está recuperado totalmente. Voy a poner un equipo para ganar el partido. Tengo que ser honesto».

Lo más novedoso sería que no están de inicio Benzema y Vinicius. «Pueden descansar. Si un jugador está bien y se ha recuperado bien, tiene que jugar. En este momento, la plantilla está bien. Si alguien necesita descanso le doy descanso», comentó Carletto sin dar más pistas. Llamó la atención al reconocer que «en las ruedas de prensa los entrenadores no podemos decir toda la verdad».

Negó que la plantilla precise de un recambio para Casemiro porque entiende que el Madrid «tiene muchos jugadores que pueden actuar en esa demarcación». Y recordó que en la segunda parte contra el Sevilla, quizá la más brillante del equipo blanco en esta campaña, Kroos jugaba como pivote.

Se detuvo en Marcelo, que podría levantar como primer capitán su último título en el Real Madrid. Con su habitual mano izquierda, le defendió a ultranza. «Marcelo ha sufrido como jugador porque no ha jugado muchos partidos. Siempre ha sido un profesional fantástico y siente el peso de ser el capitán del equipo. Siempre ha entrenado bien. Ha sido un capitán perfecto. No solo él, otros también merecían más minutos. Tiene todo mi respeto. Va a ser el jugador con más títulos de la historia del club».

Alabado por su gestión del vestuario, Ancelotti dijo que suele hablar con sus jugadores, pero las decisiones las tomas siempre el entrenador. «No he encontrado muchos jugadores que me hayan pedido no jugar por estar cansado. Tenemos la evaluación médica, de los fisios, tengo que tomar la decisión con todo esto en la mano. La opinión del jugador es importante, pero no la más importante».