Jornada 22

El Barça salva los muebles 'in extremis' en Mendizorroza

Un gol de Frenkie de Jong en los instantes finales dio tres puntos clave a los de Xavi

DANIEL PANERO

El Barça sumó en Mendizorroza tres puntos que le saben a gloria. El equipo de Xavi firmó un partido plano y que recordó a los peores momentos culés este curso, pero ganó, y eso dada la situación que atraviesa la entidad es mucho. Un tanto de Frenkie de Jong cuando el encuentro agonizaba salvó los muebles de un equipo que rumiaba el tercer batacazo consecutivo tras las eliminaciones de Copa y Supercopa y sitúa a los blaugranas a un solo punto de la cuarta plaza antes del parón de selecciones.

Plano, sin ideas y con el bajón presente tras la eliminación de Copa. Así fue el Barcelona en la primera mitad en Mendizorroza. El equipo de Xavi salió sin ritmo y dejó escapar 45 minutos para meter mano a un Alavés ordenado. Los culés, lentos en la circulación pese a tener el 78% de posesión, apenas generaron ocasiones con centros laterales y solo un disparo de volea de Luuk de Jong pareció inquietar la meta de un Pacheco que se estiraba para no acusar el frío de Vitoria.

0 Alavés

Pacheco, Javi López, Lejeune, Laguardia, Martín, Escalante, Tomás Pina (Moya, min 88), Pere Pons (De la Fuente, min. 71), Jason, Rioja (Édgar Méndez, min. 91) y Joselu.

1 Barcelona

Ter Stegen, Dest, Piqué, Araujo, Jordi Alba, Busquets, Frenkie de Jong, Pedri (Lenglet, min. 90), Abde (Nico, min. 71), Ferran Torres y Luuk De Jong (Jutglá, min. 84).

  • Gol: 0-1: min. 87, Frenkie de Jong.

  • Árbitro: Figueroa Vázquez (Andaluz): Expulsó a Mendilibar.

  • Incidencias: Partido disputado en el Estadio de Mendizorroza ante 14.000 espectadores.

Tras la reanudación, el Barça trató de meter una marcha más al partido y lo lograron. Los culés mejoraron a medida que el Alavés bajó el pistón en la presión y aparecieron espacios en transición que pudieron aprovechar jugadores como Pedri o Frenkie de Jong. De las botas de ellos, salieron las mejores ocasiones de un equipo que entró en la fase final del encuentro sin definir el choque y con el nerviosísimo de obtener un nuevo tropiezo.

Xavi movió fichas sin encontrar la mejoría. El técnico de Tarrasa dio entrada a Nico y Ferran Jutglá para refrescar el frente de ataque y cuando todo se encaminaba a otro tropiezo más, Jordi Alba puso un balón a la espalda de los centrales que en esta ocasión si encontró a Ferran Torres. El atacante valenciano entró libre de marca y aprovechó para cederle el tanto a Frenkie de Jong, que a placer solo tuvo que empujarla para aliviar al Barça. El tanto del neerlandés fue un rayo de luz suficiente para que su equipo terminara con la mala dinámica de resultado y se vaya al parón reenganchado a la lucha por la Champions. Los culés siguen buscando su mejor versión, pero lo hacen a un solo punto del Atlético de Madrid.