Jornada 2

Griezmann y Suárez sellan la remontada agónica del Atlético en Milán

La entrada del francés resultó clave en la reacción de un equipo colchonero que comenzó fatal, jugó con uno más durante más de una hora y se impuso, de penalti, en el 97

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Antoine Griezmann estaba desaparecido en combate desde su regreso al Atlético, o mejor dicho casi desde que fichó por el Barça, pero volvió en un momento clave y rescató al Atlético cuando se asomaba al abismo en el grupo de la muerte de una Champions que no perdona ni espera. Tuvieron que jugar a remolque los colchoneros por el empuje inicial de un Milan joven e ilusionante, con el malagueño Brahim Díaz marcando diferencias y asistiendo al portugués Rafael Joao en la jugada del primer gol, pero tuvieron la enorme fortuna de que el costamarfileño Kessié se autoexpulsó con más de una hora de partido por delante.

A partir de ahí, fue creciendo y picando piedra el campeón español hasta sellar una remontada tan agónica como necesaria. Hubo tensión y polémica, ya que el tanto final de Luis Suárez se produjo de penalti, en el minuto 97'. Dos errores puntuales condenaron a un equipo lombardo que demostró que por algo marcha segundo en la Serie A, con todo victorias salvo un empate, y le complicó la existencia a todo un Liverpool en Anfield.

Intenso, veloz, vertical y espoleado por el ambientazo de San Siro para celebrar la vuelta de su equipo al gran escaparate europeo, el equipo 'rossonero' pasó por encima del Atlético en un inicio extraordinario de los locales y muy pobre de los madrileños. Cuando unos jugadores vuelan y otros caminan, cuando unos disputan cada balón como si fuera el último y sus rivales encogen la pierna, o cuando un equipo es dinámico y versátil sin balón y otro la pide al pie, hay poco que decir. Sorprende ver a un equipo del Cholo Simeone superado en energía y en casi todos los duelos individuales. Le ocurrió en Vitoria ante el Alavés y le sucedió al principio anoche frente a un club histórico, con siete Copas de Europa, que no se iba a amilanar.

1 Milan

Maignan, Calabria, Romagnoli, Tomori, Theo, Kessié, Bennacer (Florenzi, min. 81), Saelemaekers (Kalulu, min. 81), Leao (Giroud, min. 57), Brahim (Ballo-Touré, min. 57) y Rebic (Tonali, min. 34).

2 Atlético

Oblak, Trippier (Joao Félix, min. 40), Giménez, Felipe, Hermoso (Lodi, min. 46), Llorente, Kondogbia (Lemar, min. 64), Koke (Griezmann, min. 61), Carrasco (De Paul, min. 46), Correa y Luis Suárez.

  • Goles: 1-0: min. 20: Leao. 1-1: min. 84, Griezmann. 1-2: min. 90+7, Luis Suárez, de penalti.

  • Árbitro: Cüneyt Çakir (Turquía): Expulsó por doble amarilla a Kessié (min. 29). Amonestó a Rebic, Kondogbia, Theo y Saelemaekers.

  • Incidencias: Partido de la segunda jornada en el grupo B, disputado en San Siro.

Si el enemigo te supera en todo y encima no aciertas en pases fáciles y le regalas el balón una y otra vez, da igual hablar de dibujos. Cambió el Cholo, regresó a la clásica defensa de cuatro, con Hermoso incrustado en el flanco izquierdo, dejó en el banquillo a Griezmann y situó a Correa por detrás de Luis Suárez, que seguirá marcando goles hasta el final de su carrera, pero físicamente es un drama. Tal era la superioridad de los lombardos, que hasta el pequeño Brahim Díaz, cedido por el Real Madrid, le ganaba en las disputas a Kondogbia. Mientras le aguantó el físico, el partido del malagueño fue magnífico. Una maravilla en cuanto a regate, visión y capacidad para desequilibrar entre las líneas del Atlético. De sus botas nació un pase en profundidad a Rebic, que no marcó porque Oblak obró uno de sus milagros. Pero el gol del Milan era solo cuestión de tiempo. Lo marcó el portugués Leao tras una acción en la que el reaparecido Koke le dio todas las facilidades del mundo a Brahim.

Errores de juventud

La noche tenía pinta de desastre, pero el costamarfileño Kessié competió dos imprudencias de juventud, se pasó de frenada y se ganó sendas amarillas antes de la mmedia hora. Respiraba el Atlético, aunque en cada contragolpe el Milan seguía asustando. Hasta un saque de puerta acabó en una chilena de Joao al travesaño, aunque la jugada estaba anulada por fuera de juego. Les faltaba juego, convicción y paciencia a los colchoneros, pero de forma paulatina el campo se fue inclinando hacia el área local.

Se lesionó Trippier, entró Joao Félix y pudo igualar el Pistolero al borde del descanso, pero su volea no cogió puerta tras un buen pase de Correa. No esperó el Cholo más y en el descanso hrealizó otros dos cambios. Buscó más banda con Lodi en lugar de Hermoso y más fútbol con De Paul por Carrasco. Y colocó al Atlético en un 4-3-3. Apareció Joao Félix, que pidió el balón con personalidad y determinación. Le puso un balón de gol a Suárez, pero el charrúa cabeceó desviado totalmente libre de marca. El duelo ya se jugaba en una sola dirección. Momento para Griezmann y también para la vuelta Lemar. El Milan sobrevivía ya con una línea de seis atrás, y en cuanto el juego se detenía, perdía todo el tiempo del mundo. Se desesperaba ya el Atlético, pero trenzó una jugada magnífica que acabó con una definición soberbia con la zurda de Griezmann. Todavía faltaba ese penalti en una acción confusa pero evidente tras la revision del VAR. Llegados a ese punto, a Suárez ya no le tembló el pulso.