Sadio Mané marca el segundo gol del Liverpool. / EP

Jornada 4

El Liverpool desarbola al Atlético

El pase a octavos se le complica al equipo rojblanco, víctima de la avalancha ofensiva de los 'reds' y la expulsión de Felipe en la primera parte

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

El Liverpool desarboló al Atlético de Madrid en Anfield para sellar ya no solo su clasificación para los octavos de final de la Champions, sino hacerlo como líder, para dejar a los rojiblancos en una situación realmente complicada antes de recibir al Milan y cerrar la fase de grupos contra el Oporto en Do Dragao. El empate entre italianos y portugueses antes de que el Liverpool y el Atlético saltasen al terreno de juego era muy buen resultado para el equipo de Diego Pablo Simeone, pero el Atlético fue vapuleado por un Liverpool que a día de hoy está a otro nivel futbolística y físicamente y que desnudó las carencias de una defensa colchonera que volvió a fracasar en una jornada europea trascendental.

A priori amenazaba al contraataque el Atlético a un Liverpool que, aunque cuando ataca es casi imparable, en teoría ahora defiende peor. Sin embargo, los 'reds', salvo en algún momento puntual del tramo final, no permitieron correr al campeón de la Liga y machacaron sin contemplaciones a un rival que hizo aguas atrás, fue también superado en despliegue y poderío en la medular y tampoco metió miedo en ataque.

Y muchísimo menos cuando se quedó con diez por una roja directa a Felipe tras un pisotón con los tacos por detrás al talón de Mané, aunque el luso pretendiese solo frenarle en medio campo con una zancadilla. Ante la intensidad, velocidad y precisión de un Liverpool que impone un ritmo frenético el Atlético se vio impotente y se quedó sin capacidad de competir tras la expulsión de uno de sus centrales.

2 Liverpool

Alisson, Alexander-Arnold (Phillips, min. 94), Matip, Van Dijk, Tsimikas, Henderson, Fabinho (Thiago Alcántara, min. 59), Oxlade-Chamberlain (Minamino, min. 78), Salah, Diogo Jota y Mané (Firmino, min. 46; Origi, min. 78).

0 Atlético de Madrid

Oblak, Trippier, Felipe, Giménez, Hermoso, Carrasco (Vrsaljko, min. 69), Correa (Javi Serrano, min. 75), Koke (Cunha, min. 69), De Paul, Joao Félix (Lodi, min. 58) y Luis Suárez (Herrera, min. 58).

  • Goles: 1-0: min. 13, Diogo Jota. 2-0: min. 21, Mané.

  • Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos). Tarjetas amarillas a Hermoso, Mané, Luis Suárez, Koke, Joao Félix, Diogo Jota y Matip; y roja directa a Felipe en el minuto 36.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga de Campeones, disputado en Anfield. Lleno.

El Atlético pudo dar las gracias a no salir humillado de Anfield, porque el conjunto de Jürgen Klopp fue una avalancha, contra once durante la primera media hora, y con uno más en el inicio de una segunda mitad en la que, con el campo volcado, quiso exhibir de nuevo su voracidad. Liderado el equipo inglés con una ofensiva demoledora. Con los nombres de Salah, que rompió en varias ocasiones a Hermoso, a quien sacó una amarilla muy pronto; Diogo Jota, un acierto como titular por delante de Firmino que ejerció de delantero y abrió el marcador de cabeza sin oposición; y Mané, desequilibrante de nuevo por la izquierda y también goleador, aunque el verdadero agujero lo tuvo el Atlético ante los ataques llevados por la derecha por Alexander-Arnold y el egipcio.

Efectividad plena y dos goles

Por ahí llegó el gol que abrió el marcador de un choque en el que el Atlético soñaba con dar otro golpe en Anfield, como ocurrió en marzo de 2020 en la vuelta de octavos, pero con el equipo rojiblanco tan mermado por lesiones y sanciones y la ambición y potencial de este Liverpool tan vertical que no conoce la derrota esta temporada, el objetivo se convirtió pronto en una quimera. Porque la efectividad del Liverpool con su dos primeras ocasiones fue plena, para irse al descanso con dos goles de ventaja, aunque pudieron ser tres si Oblak no hubiese evitado otro al filo del descanso en otro cabezazo a bocajarro de Diogo Jota. Sin embargo, con el Liverpool dominando siempre con balón y sin él, provocando numerosos errores entre un nervioso Atlético, con De Paul como negativo protagonista, la primera oportunidad del Atlético, un remate de Luis Suárez desde fuera del área que pegó en un defensa y acabó en la red, no llegó hasta casi la hora. Y fue anulado por el VAR por fuera de juego de Giménez antes de dársela al uruguayo, abucheado por el público a quien tanto hizo disfrutar antes de fichar por el Barça.

Diez minutos antes el videoarbitraje también arruinó otro tanto de Diego Jota por posición antirreglamentaria, durante un período inicial de segundo tiempo en el que el Liverpool, al que le gusta atacar y atacar, volvió a ser un torbellino y perdonó para haber ampliado el marcador. Salah fue demasiado individualista ante Oblak y el Atlético se salvó del tercero de milagro y, casi sin respiro, Diogo Jota cruzó demasiado su remate en otra grandísima ocasión del portugués que tantísimo daño hizo a los colchoneros. La debilidad defensiva del equipo rojiblanco que antaño tan poco concedía alrededor de su portero quedó de nuevo reflejada, y en este caso ante un adversario que cuando genera y llega es temible. En el Atlético, sin embargo, si te faltan efectivos tan importantes arriba como Griezmann, Lemar y Llorente, y el talento de Joao Félix y la contundencia de Luis Suárez pasan desapercibidos, es imposible puntuar en Anfield, porque el Liverpool es actualmente muy superior.