ep

Semifinales | Vuelta

Guardiola vuelve a una final de Champions una década después

Un doblete de Mahrez permite al Manchester City superar de nuevo a un PSG de más a menos, que deberá seguir esperando a la ansiada 'orejona'

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Han pasado diez años desde aquella majestuosa final de Champions en Wembley que en 2011 coronó por segunda vez al Barça de Guardiola frente al Manchester United. Toda una década en la que el técnico catalán cerró una etapa gloriosa en el Camp Nou, pasó a lo largo de tres temporadas por el Bayern y luego lideró el a mbicioso proyecto del Manchester City en el último lustro. Se sucedieron los trofeos y un dominio doméstico incuestionable por parte de sus equipos, pero su magisterio se discutía una y otra vez cada vez que llegaba el prematuro adiós a la Liga de Campeones. La ausencia de la 'orejona' es el único punto débil para Guardiola en diez años lejos de las finales. Diez años que tocaron a su fin ayer, después de un cómodo triunfo del City ante un París Saint-Germain de más a menos en el Etihad, pero finalmente sometido de nuevo a través de un doblete de Mahrez.

A pesar de la ausencia de partida del lesionado Mbappé, la puesta en escena de un gigante herido como el PSG fue acorde a lo que se esperaba. Muy obligado en su visita a la nevada Mánchester después del 1-2 de la ida en el Parque de los Príncipes de París y necesitado de al menos dos goles pero con la seguridad del que se sabe poseedor de pólvora de sobra, el equipo galo empujó al City de Guardiola hacia su propia área en un inicio trepidante. Incluso llegó el susto 'sky blue' en un penalti indicado por Kuipers por una hipotética mano de Zinchenko en el área pero finalmente descartado tras el aviso del VAR y la revisión del neerlandés en el monitor.

Sin embargo, el que golpeó sin contemplaciones fue el púgil inglés, que aceleró por la izquierda a través de Zinchenko, amagó con el disparo rechazado por la defensa de De Bruyne y rubricó finalmente el 1-0 a través de Mahrez. Ni siquiera semejante revés calmó el ardor guerrero francés, que tuvo la igualada, primero con un cabezazo al larguero de Marquinhos y luego con un disparo de Di María que se fue lamiendo el poste y que bien pudo haber castigado un error en la salida de balón local impropio de la cita.

2 Manchester City

Ederson, Walker, Stones, Rúben Dias, Zinchenko, Bernardo Silva (Sterling, min. 82), Fernandinho, Gündogan, Mahrez, De Bruyne (Gabriel Jesus, min. 82) y Foden (Agüero, min. 85).

0 PSG

Keylor Navas, Florenzi (Dagba, min. 75), Marquinhos, Kimpembe, Diallo (Bakker, min. 82), Herrera (Draxler, min. 62), Paredes (Danilo, min. 75), Di María, Verratti, Neymar e Icardi (Kean, min. 62).

  • goles: 1-0: min. 11, Mahrez. 2-0: min. 63, Mahrez.

  • árbitro: Bjorn Kuipers (Países Bajos). Amonestó a Herrera, Verratti, Kimpembe y Danilo por el PSG y a Zinchenko y De Bruyne, del City. Expulsó al visitante Di María.

  • incidencias: Partido de vuelta de semifinales de Champions disputado en el Etihad Stadium a puerta cerrada.

Si alguien merecía ir por delante era el conjunto parisino, pero la realidad determinaba lo contrario. Cosas del fútbol. Tal y como ocurrió en los primeros 45 minutos disputados a orillas del Sena, el PSG tenía más el balón y el City sufría como nunca para tratar de plasmar un estilo de fútbol más que definido, basado en una claridad en la circulación de balón que brillaba por su ausencia esta vez.

Solo el paso de los minutos permitió al líder y virtual campeón de la Premier estirar su defensa y consolidar un cierto control del juego desde la medular mediante el buen trabajo de Fernandinho. Mientras, sin la explosividad de Mbappé el PSG echaba de menos una mayor presencia de Neymar. Lejos de las zonas de peligro para el rival y con poca intervención en el juego, el brasileño languidecía en un equipo sostenido por la precisión de Verratti. Apenas un disparo alto de Ander Herrera con pierna zurda inquietó la solvente ventaja 'sky blue', que ya pesaba como una losa en el ánimo de los hombres de Pochettino al descanso.

Di María, desesperado

El City asumió el asalto definitivo a la primera final de Champions de su historia agarrado a su mejor defensa posible, la elevada posesión de balón. El PSG, necesitado de una chispa que prendiese la llama de la remontada, apenas pudo exponer una arrancada de Neymar. La jugada acabó con el brasileño demasiado escorado en área inglesa y con un disparo rechazado por Zinchenko, que celebró la acción defensiva como si de un gol de tratase.

Sin la posibilidad de recurrir a Mbappé, impotente desde la grada, Pochettino tiró de Kean y Draxler para tratar de variar un guión que pintaba adverso, pero se encontró con el 2-0 nada más ejecutar sus primeros movimientos desde el banquillo. De Bruyne y Foden se entendieron con una pared por el costado izquierdo y el joven y talentoso inglés la puso con música para el doblete de Mahrez. El tanto del argelino dinamitó por completó los nervios en el PSG y Di María entregó las ya remotas opciones de su equipo con un pisotón a Fernandinho fruto de la impotencia. No hubo ya más historia, a pesar del carrusel de amonestaciones para un visitante ya entregado a la desesperación, el City vivió tranquilo un final que le permitió rotar y disfrutar de un hito inédito en 140 años de historia.