Incidentes en los accesos al Stade de France antes de la final de la Champions. / reuters

Liga de Campeones

Los aficionados podrán denunciar en sus países los incidentes de la final

Policías franceses se desplazarán a Madrid y Londres para recoger las eventuales quejas de los aficionados españoles y británicos que hayan sido víctimas de infracciones y que no las hayan podido denunciar en Francia

BEATRIZ JUEZ

Los aficionados del Real Madrid y del Liverpool podrán, «a partir del lunes», denunciar en sus respectivos países los incidentes de los que fueran víctimas en las inmediaciones del Stade de France, en las afueras de París, durante la caótica final de la Champions que enfrentó a estos dos clubes de fútbol, anunció ayer el ministro francés de Interior, Gérald Darmanin.

Policías franceses se desplazarán a Madrid y Londres para recoger las eventuales quejas de los aficionados españoles y británicos que hayan sido víctimas de infracciones y que no las hayan podido denunciar en Francia por haber regresado a sus países tras el partido, precisó el ministro ante las comisiones de Leyes y la de Cultura del Senado francés.

Hinchas de los dos equipos denunciaron en la prensa y redes sociales que fueron víctimas de robos o agresiones por parte de delincuentes locales o de excesos policiales. Las fiscalías de París y de Bobigny se encargarán del tratamiento de las denuncias. Darmanin dijo que la imagen negativa de este partido es «una herida para nuestro orgullo nacional» y reconoció que «las cosas podrían haberse organizado mejor».

El ministro mantuvo durante su comparecencia ante el Senado su tesis de que los graves problemas en el acceso al estadio estuvieron relacionados con la presencia de unos 35.000 hinchas ingleses sin entrada o con entradas falsificadas, además de los 75.000 espectadores que sí tenían billetes válidos para la final. Unos 2.700 hinchas británicos no pudieron acceder al estadio, pese a que tenían entrada por el caos que hubo.

«Estafa en banda organizada»

Los tornos del Stade de France contabilizaron 2.800 entradas falsas de aficionados del Liverpool que pretendían acceder a las gradas para ver el partido. «Una misma entrada fue duplicada 760 veces y otra 744 veces», precisó el ministro.

La fiscalía de Bobigny abrió el martes una investigación por «estafa en banda organizada» ante el gran número de entradas falsificadas detectadas de hinchas del Liverpool.

Darmanin recordó que «no hubo problemas» con los hinchas madridistas, ya que la mayoría de ellos tenían entradas electrónicas y no en papel, como las de los aficionados del Liverpool. Al caos a la hora de gestionar la fuerte afluencia de los aficionados también contribuyó la huelga en una de las líneas del tren de cercanías que llevaba al estadio.

Horas antes de que los ministros comparecieran ante el Senado, la líder la extrema derecha Marine Le Pen acusó a Darmanin de «mentir» sobre las cifras de entradas falsificadas. La líder de la extrema derecha cree que el ministro del Interior debería dimitir y «pedir disculpas» a los seguidores del Liverpool.

A pesar de la polémica, Darmanin tiene «toda la confianza del presidente de la República», Emmanuel Macron, según dijo la portavoz del Gobierno francés, Olivia Grégoire.