Gonzalo Higuaín, durante su etapa en el Inter de Miami. / Efe

Higuaín cuelga las botas

El delantero argentino, ex de Real Madrid, Nápoles, Juventus o Milan, entre otros equipos, se retira a los 34 años

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Punto y final. Gonzalo Higuaín, delantero argentino que pasó por las filas de Real Madrid, Nápoles, Juventus o Milan, entre otros equipos, anunció este lunes su decisión de colgar definitivamente las botas. «Llegó el día de decir adiós al fútbol, una profesión que tanto me dio y me siento un privilegiado de haberla vivido con sus momentos buenos y no tan buenos», explicó el hasta ahora atacante del Inter de Miami en una rueda de prensa que pone el broche a más de diecisiete años en la élite del balompié.

«La decisión fue tomada hace tres, cuatro meses que se la comunique al club, llegamos a un acuerdo, pero yo ya venía pensándolo hace años. Cuando vine acá a Miami vine por el placer de disfrutar del futbol, de mi familia, de mi hermano», recordó el Pipita, que desde 2020 representaba con éxito los intereses del club que es propiedad de David Beckham y con el que anotó 27 goles en 65 partidos de la Major League Soccer (MLS). «La gente de acá me hizo volver a disfrutar del fútbol. Este año estoy pasando los mejores momentos de mi carrera. Es el momento de decir basta. Es el momento de empezar otras aventuras», añadió el punta, de 34 años.

Nacido en la ciudad francesa de Brest, donde su padre defendía por entonces la elástica del Stade Brest, el Pipita se formó en la cantera del River Plate y fue pasando por diferentes divisiones de los millonarios hasta que dio el salto al primer equipo en mayo de 2005, de la mano de Leonardo Astrada. Su meteórico ascenso, que incluyó un doblete frente a Boca Juniors en el superclásico del fútbol argentino, llamó la atención de varios de los principales equipos del continente europeo, pero fue el Real Madrid el que se llevó el gato al agua.

En diciembre de 2006, el club que por entonces presidía Ramón Calderón ató el pase del prometedor atacante a cambio de doce millones de euros. Fue una de las tres incorporaciones que la dirección deportiva que encabezaba Pedja Mijatovic acometió en ese mercado invernal, junto a las del también argentino Fernando Gago y el emergente lateral brasileño Marcelo. Gago era el que más cartel tenía por aquellas fechas, al ser considerado el heredero natural de Fernando Redondo, pero mientras que el mediocentro de Ciudadela no terminó de responder a las expectativas creadas, Higuaín y Marcelo se labrarían una fructífera carrera en el conjunto de Chamartín, especialmente en el caso del último.

Higuaín debutó con el Real Madrid el 11 de enero de 2007, en un partido de Copa del Rey frente al Betis. Fabio Capello fue el encargado de dar la alternativa con los blancos a un futbolista que permanecería siete temporadas en el conjunto de Chamartín, en las que disputó 264 partidos y anotó 121 goles. Especialmente significativa fue su contribución en la conocida como 'Liga del clavo ardiendo', con actuaciones decisivas frente al Espanyol o el Mallorca.

«Cuando llegué al Real Madrid, la idea del club es que juegue con el filial o que salga cedido. Sin embargo, hubo un amistoso en el que los veteranos iban al 50% y yo me dejé la vida y gracias a ese partido, Fabio Capello dijo que me quedaba en el primer equipo. Ese partido cambió mi destino en el Real Madrid. El técnico decidió quedarse conmigo y a los cuatro días fui titular en Copa del Rey», rememoraba sobre aquellos días en la intervención en la que daba cuenta de su decisión de abandonar el fútbol.

Rivalidad con Benzema

Más tarde llegaría la competencia con Karim Benzema por un puesto en los esquemas, primero de Manuel Pellegrini y después de José Mourinho. El argentino logró hacer sombra a quien hoy es una leyenda viviente del Real Madrid, pero el francés acabó llevándose el gato al agua -nunca mejor dicho teniendo en cuenta aquella célebre frase del técnico de Setúbal- y a Higuaín no le quedó más remedio que hacer las maletas en el verano de 2013 y poner rumbo a Italia.

En el Nápoles hizo historia al registrar 91 goles y repartir 26 asistencias en 146 partidos. Su mayor brillo lo alcanzó en la segunda campaña con el conjunto partenopeo, al que impulsó hasta el subcampeonato pulverizando, con 36 dianas, el récord de goles en una temporada del Calcio.

Su fichaje por la Juventus en el verano de 2016 levantó una amplia polvareda. Los bianconeros pagaron 90 millones de euros por los servicios del delantero, convirtiéndose por entonces en el tercer traspaso más caro de la historia por detrás de los de Gareth Bale (101 millones de euros costó en 2013 su pase del Tottenham al Real Madrid) y de Cristiano Ronaldo (94 millones de euros abonó el Real Madrid para sacarle del Manchester United en 2009). En las tres campañas que vistió de bianconero -con dos cesiones de por medio al Milan y al Chelsea-, Higuaín contabilizó 66 goles y 16 asistencias.

Subcampeón con Argentina en el Mundial de Brasil 2014, Higuaín optó en 2020 por marcharse a Estados Unidos para vivir la última etapa de su carrera como uno de los principales reclamos del Inter de Miami, convirtiéndose entonces en el futbolista mejor pagado de la MLS. Allí se ha despedido a sus 34 años un goleador que no dejó indiferente a nadie.