efe

Eurocopa 2020/2021

Pánico al 'tercer tiempo'

La policía de Londres desaconseja las grandes congregaciones de aficionados por el incremento de la variante Delta, pero Wembley será una alfombra roja para Inglaterra en la final

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Londres

Si desde el punto de vista futbolístico no hay discusión de que esta Eurocopa es de las mejores de la historia, sí existen muchas críticas por la organización de un torneo paneuropeo que ha derivado en una alfombra roja para Inglaterra en Wembley.

Aunque el primer ministro británico, Boris Johnson, pidió un estadio lleno hasta la bandera y no ha conseguido su propósito, ya es una barbaridad que a la final acudan 65.000 espectadores, el mayor número de personas en un partido en el Reino Unido desde el comienzo de la pandemia.

Existe temor a la congregación de hinchas y sobre todo al 'tercer tiempo', a las celebraciones. La policía de Londres desaconsejó este sábado a los aficionados juntarse en gran número con motivo de la final de la Eurocopa entre Inglaterra e Italia, debido al aumento de casos de covid-19 ligados a la variante Delta, mucho más contagiosa y ahora dominante en un país con 128.000 fallecidos oficialmente por coronavirus.

«Pido a la gente no juntarse en gran número», señaló en un comunicado el comisario adjunto Laurence Taylor, de la Met Police, temiendo la llegada de hinchas a la capital para festejar un día histórico, la primera final de la Eurocopa para Inglaterra.

Varias ciudades de Inglaterra han instalado 'fan zones', como en Trafalgar Square, en el centro de Londres. Y son muchos los que pasarán el domingo con amigos antes de ver el partido en algún pub. «Si usted no tiene entrada para el partido, para una 'fan zone' o una reserva oficial en un pub, bar o club, mi mensaje es claro: no venga a Londres, podría acabar perdiéndose el partido», señaló Taylor, precisando que el dispositivo policial se reforzará de manera considerable el domingo por la noche.

Inquieta el comportamiento de la hinchada. Precisamente este sábado, la Federación Inglesa de Fútbol (FA) ha sido multada con 30.000 euros por el uso de láser y bengalas por parte sus hinchas en la semifinal ante Dinamarca, así como por «perturbaciones» (abucheos) durante el himno del rival.

Apoyada por sus 'hooligans', Inglaterra lo tiene todo a favor. En su templo disputará seis de sus siete partidos, con imposibilidad de los aficionados de los países rivales para desplazarse. La UEFA y Londres han hecho una excepción para la final, pero la presencia de unos mil 'tiffosi' llegados directamente de Italia es más bien anecdótica. En cambio, serán 2.500 los VIPS invitados por la UEFA ya Wembley, liberados de cuarentenas.

Boris Johnson, que acudirá a la final, está considerando conceder un día festivo cuando ya se hayan levantado las restricciones por la covid-19, a partir del 19 de julio, si Inglaterra gana este la Eurocopa, revela este sábado 'The Sun'. El eventual desfile de los campeones por las calles de Londres también se pospondría.

Mientras, se calcula que hasta ocho millones de personas no irán el lunes al trabajo al haber pedido ya el día libre para recuperarse de los esperados festejos. El primer ministro ha pedido a las empresas que sean condescendientes si sus empleados se retrasan.

Tras las críticas recibidas por este formato 'peligrosamente' preparado para Inglaterra, el presidente del organismo rector del fútbol europeo, Aleksander Ceferín ha dejado claro que no volverá a apoyar otro torneo paneuropeo, idea auspiciada por Michel Platini, su antecesor en el cargo, para conmemorar los 60 años (ahora 61) del nacimiento de la competición.

Admite el dirigente esloveno que es injusto para las selecciones participantes y para sus aficionados tener que volar miles de kilómetros para los partidos. Desplazarse hasta los lugares más lejanos de Europa, como Bakú, capitán de Azerbaiyán, ha supuesto una pesadilla logística.

«Una broma»

Gales, por ejemplo, jugó dos veces en Bakú antes de volar a Roma para su último partido del grupo y a Ámsterdam para los octavos de final. Su defensa Chris Gunter criticó a la UEFA por el formato tras su eliminación, describiendo el torneo como una «broma» en Instagram.

De cara al futuro próximo, Alemania ya fue elegida sede de la Eurocopa 2024 tras imponerse a Turquía, y los partidos se disputarán en 10 ciudades. El último gran torneo futbolístico que se celebró allí fue el Mundial de 2006.