«El entrenador canario tiene que salir, no nos van a venir a buscar»

    Cargando reproductor ...
10/12/2019

Miguel Ángel Ramírez, campeón de la Conmebol con Independiente del Valle, analizó su experiencia en Ecuador y valoró su futuro. «Lo que siento por la UD nunca se borrará», aseveró

Tras triunfar con Independiente del Valle y conquistar la Copa Sudamericana, Miguel Ángel Ramírez, de vacaciones en su tierra natal, Gran Canaria, ofreció este martes una rueda de prensa para contar su exitosa experiencia internacional. Tímido y lejos de los focos, como confesó que le gusta estar en su día a día, hizo balance, siempre con una sonrisa en la boca.

Sobre su club, con apenas 10 años de historia, dijo que «es la referencia de captación de jugadores en todo el país» contando, además, con «una estructura muy potente». «Hay 120 chicos de todo Ecuador en la Ciudad Deportiva, donde viven, comen y estudian, con unas instalaciones de primer nivel mundial», expuso el técnico. «Los jugadores necesitan una oportunidad y ponerlos en escena, como hemos hecho, para surtir de futbolistas a la selección absoluta y que Ecuador sea una potencia mundial», continuó el grancanario.

«Para progresar y superar barreras tenía que salir de Gran Canaria, a formarme y experimentar. Tenía que ser valiente y despegarme de la comodidad. Aquí hay una competición muy endogámica. Tenía muy claro lo que quería conseguir, y aquí no lo iba a lograr. El entrenador canario tiene que salir, no nos van a venir a buscar. Yo no estaba preparado para el primer equipo de la UD Las Palmas, no tenía esa experiencia», analizó.

En tanto en cuanto a su futuro y a las posibilidades de entrenar en Gran Canaria, el preparador no quiso entrar en detalles, pero sí reconoció que ama el amarillo: «Lo que siento por la UD nunca se borrará de mi corazón», confesó, con Tonono, director de Formación y Captación del club amarillo, presente en la sala habilitada en el Hotel AC. «De momento no me planteo la opción de la Unión Deportiva», adelantó.

ÉXITO. «Ahora no para de sonar el teléfono, cuando ganas algún título te salen bastantes novias», expuso sobre su situación actual, aunque tiene contrato con Independiente del Valle hasta 2021. «Está siendo una experiencia magnífica, sin esperarlo hemos logrado un éxito internacional», relató bañado en sinceridad. «Cuando mi familia planeó el viaje a Paraguay para la final les pedí que llevaran una bandera canaria. Y ya en el descanso de la final pedí al utillero que la tuviera preparada, porque quería tenerla en la celebración por todo lo que significa para mí el saber de dónde vengo y dónde está mi gente», continuó. «El lado social del club es lo que más me llena. El poder dar una vida mejor a los jugadores. Eso tiene magia. Me he recorrido todo el país, he estado en campos de tierra donde se juega sin zapatos. Mi experiencia es más profunda así, más auténtica. Me muevo más por un proyecto que por otros intereses. Los siguientes pasos que daría son porque el proyecto deportivo que me planteen me ayuda a crecer. No tengo prisas de salir de Ecuador, estoy muy a gusto», afirmó.

Como entrenador, Ramírez dijo tener como referentes a Pep Guardiola y Quique Setién o al argentino Gaby Milito, pues le gusta «presionar alto y forzar el error del rival, no tener que esperarlo», porque ve el fútbol como un reto para encontrar los «espacios» que generen la posibilidad de llegar al gol.