Los brasileños celebran la goleada a Corea que les mete en cuartos del Mundial