Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 16 de junio
Bojan Krkic posa con los trofeos que ganó con el Barça. Marta Pérez (Efe)
Bojan Krkic, el niño prodigio, cuelga las botas
Perfil

Bojan Krkic, el niño prodigio, cuelga las botas

Quien fuera joya del Barça se retira a los 32 años «con más ilusión por hacer otras cosas que por jugar al fútbol»

Daniel Panero

Madrid

Jueves, 23 de marzo 2023, 17:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Bojan Krkic deja el fútbol a los 32 años. El que fuera la gran joya de todo el escaparate de la cantera del Barcelona de principios de siglo anunció este jueves su retirada en un acto en el Auditori 1899, en las instalaciones del club culé. Atrás quedan 16 años de carrera marcados por las enormes expectativas que generó su irrupción en el fútbol formativo y un periplo por Serie A, Eredivisie, Premier League, Bundesliga, Major League Soccer o la J1 League de Japón. Un trotamundos que rompió todos los récords en sus inicios y que siempre tuvo que luchar con la etiqueta de ser catalogado como 'el nuevo Messi'.

«Aquí empezó todo, es mi casa, mi familia. Tengo 32 años, y con orgullo anuncio que acabo mi etapa como jugador profesional. Estoy agradecido por lo vivido. Me siento realizado, he ganado títulos, he jugado con grandes futbolistas y he jugado en el Barcelona. La vida son etapas y ahora estoy ilusionado con comenzar cosas nuevas», aseguró Bojan en la rueda de prensa con la que puso punto y final.

El de Linyola deja atrás una carrera marcada por las expectativas. Fue el niño prodigio de la cantera azulgrana, la perla capaz de marcar más de 800 goles entre todos los escalones del fútbol formativo, un jugador llamado a marcar una época que muy pronto recibió la llamada del primer equipo. Fue en la temporada 2007-2008, cuando Frank Rijkaard decidió dar la alternativa en un equipo roto al joven Bojan. Con 16 años se sentó con los Ronaldinho, Deco, Eto'o, Messi y compañía y se hizo un sitio en los planes del técnico neerlandés. Marcó su primer gol con apenas 17 y 51 días y cerró esa misma temporada con 12 dianas y siendo un delantero más en el engranaje del Barça.

Ansiedad

Todo se empezó a torcer, no obstante, por culpa del aspecto emocional. Bojan no estaba preparado para la presión que se le venía encima y eso le iba a pasar factura de ahí en adelante. «Todo fue muy rápido. Con 17 años mi vida cambió por completo y hay un momento en el que tu cuerpo te pide que pares». Ese momento para Bojan fue la Eurocopa de 2008, una cita a la que el de Linyola no pudo ir por problemas de ansiedad. «Afecta a todos de forma diferente. Lo mío fueron mareos y sensación constante de malestar, entraba en pánico», reconoció en una entrevista al diario The Guardian en 2018.

Esa presión y la competencia en ataque con Messi, Henry, Eto'o, Villa o Pedro es la que le llevó a decir adiós de forma prematura a su sueño de triunfar en el Barcelona. Se fue en 2011 con tres Ligas, dos Champions, un Mundial de Clubes, una Supercopa de Europa, una Copa del Rey y tres Supercopas de España. Su destino fue Italia, donde cogió carrerilla para convertirse en un auténtico trotamundos del fútbol. En el país de la bota militó primero en la Roma y después en el Milan, en ambos casos sin demasiada fortuna. Después pasó por el Ajax, con el que conquistó la Eredivisie y una Supercopa, emigró a la Premier League, en la que se hizo un hueco en un Stoke City en el que por momentos su ADN era un elemento extraño y hasta estuvo media temporada en el Mainz 05 de la Bundesliga.

No terminó de encontrar su destino ideal en ninguno de esos equipos y, tras un breve paso por el Alavés, decidió cruzar el charco para llevar su fútbol a ligas menos exigentes. Jugó en el Montreal Impact dos temporadas y cerró su carrera en Japón junto a Andrés Iniesta. En el Vissel Kobe se pudieron ver las últimas gotas de fútbol de un jugador que pudo marcar una época pero con el que quizá se quemaron etapas demasiado rápido, una práctica demasiado habitual en el fútbol y para la que Bojan en su despedida tuvo consejos. «Futbolísticamente estaba preparado, pero en otros aspectos no. Lo asimilé a lo largo de los años. Hay que hacer autocrítica todos. Hay que transmitir tranquilidad y paciencia a los jóvenes», sentenció.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios