El Betis llega lanzado a casa de Mourinho