Jorge Vilda, seleccionador español femenino. / efe

Jorge Vilda se define como un entrenador «dialogante»

El seleccionador femenino, respaldado por la FEF pese a las críticas de la mayoría de internacionales, asegura en una entrevista que su «puerta siempre está abierta»

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

El discutido seleccionador español femenino de fútbol, Jorge Vilda, se definió como una «persona dialogante» y afirmó que su puerta «siempre está abierta» antes de que un grupo de 15 internacionales, apoyadas luego por Alexia Putellas, enviaran a la FEF un correo electrónico en el que advirtieron que no volverán a acudir a una convocatoria de La Roja mientras no se «revierta la situación» en el combinado nacional.

«Soy una persona dialogante y mi puerta siempre está abierta para hablar y para solucionar las cosas. Son situaciones del fútbol. Vamos a seguir trabajando para llegar en las mejores condiciones al Mundial», manifestó el técnico madrileño de 41 años en una entrevista para el número de octubre de la revista 'Esquire'.

Vilda conversa sobre la progresión geométrica que ha experimentado este deporte en los últimos años, los valores sobre los que se asienta, su futuro profesional y la polémica que rodea a las internacionales. «He tenido ofertas fuera de España, más lejos, más cerca, pero estoy donde quiero estar. Mi compromiso con la federación y con España es total. Tenemos un equipazo, sabemos a lo que jugamos, la gente nos respeta por nuestra forma de jugar y estoy donde quiero estar», subrayó Jorge Vilda.

Este relato se produjo antes del último órdago lanzado por un nutrido grupo de futbolistas, que alegaron motivos emocionales y de salud para no volver con España en la coyuntura actual. Negaron, sin embargo, haber pedido la destitución de su entrenador.

Las jugadoras no hablaron claro, pero el diario 'Mundo Deportivo' anticipó las verdaderas razones de su rechazo a Jorge Vilda. Al parecer, no le aguantan más por un exceso de control y de vigilancia extrema. Según el medio catalán, Vilda obligaba a las futbolistas a tener abiertas las puertas de sus habitaciones hasta las doce de la noche para comprobar en persona que estaban allí antes de dormir, algo que las internacionales consideran que atenta contra su intimidad. Según fuentes cercanas a las futbolistas, era el propio Vilda quien se encargaba de cerrar las puertas de los cuartos.

También aseguran fuentes próximas a las jugadoras que el seleccionador, aparte de revisar sus publicaciones en redes sociales, las controlaba cuando iban a comprar, hasta el punto de revisarles las bolsas y su contenido. Y debían hasta decir con quién se iban a tomar, por ejemplo, un café. Ante lo que estiman un régimen de control «dictatorial», las jugadoras se sentían «cohibidas».

En otro orden de cosas, expone el entrenador de 41 años en esta entrevista que la derrota es un sentimiento «mucho más potente que la victoria». «En el fútbol o en cualquier deporte. Cuando pierdes, hay un proceso de digestión. Me siento fuerte para continuar porque tenemos una temporada ilusionante y un reto muy bonito en el Mundial», manifestó.

«Fútbol más puro»

A su juicio, el fútbol femenino es «más puro». «No tiene la picaresca del masculino. Me encantaría que se mantuviese así. Los protagonistas son los jugadores que están en el campo. El entrenador tiene su espacio, cada uno el suyo», indicó.

Admitió que lesión de la Balón de Oro Alexia Putellas, a 24 horas de debutar en la pasada Eurocopa, fue una «bomba atómica». «Hubo que gestionarlo a nivel emocional. Lo más llamativo es la fuerza que tiene Alexia, era extraordinario verla cómo animaba al resto», señaló.

Confesó Vilda en esta entrevista que el peor momento de su trayectoria deportiva tuvo lugar cuando se enteró de que Virginia Torrecilla, jugadora del Atlético de Madrid una de las capitanas de la selección española, le había sido diagnosticado un tumor en el cerebro.

El dilema de Vilda

Jorge Vilda, que sigue aferrado al cargo que le vincula al menos un año más con la Federación Española de Fútbol que preside el polémico Luis Rubiales, afronta una semana tras el plante de 15 futbolistas, apoyadas por Alexia Putellas, lesionada de gravedad en una rodilla.

En principio este viernes, el técnico español debe ofrecer la convocatoria para los amistosos contra Suecia (7 de octubre) en el estadio Nuevo Arcángel de Córdoba y Estados Unidos (11 de octubre) en el Sadar de Pamplona.

Se supone que no estarán las jugadoras díscolas y que Vilda tendrá que echar mano de futbolistas nada habituales y de peor nivel. Un problema muy serio de competitividad porque ej el horizonte próximo aparece Mundial de Australia y Nueva Zelanda del próximo verano.