La selección inglesa levanta el título de campeón de la Eurocopa femenina. / AFP (Franck Fife)

Final

Inglaterra corona una Eurocopa de récord

La selección anfitriona conquista en la prórroga contra Alemania su primer título continental, ante 87.192 aficionados en Wembley

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

En el templo del fútbol británico, Inglaterra coronó este domingo una Eurocopa histórica, con récord de público en una final del campeonato continental, tanto masculina como femenina, en el partido por el título de una competición que ha registrado una asistencia de espectadores nunca vista hasta ahora. La Eurocopa 2022 ha confirmado el imparable crecimiento del fútbol femenino y, para dar aún mayor realce y emoción al campeonato, Wembley, con 87.192 aficionados que abarrotaron sus gradas, asistió a una batalla que tuvo que decidirse en la prórroga, después de que Alemania igualase el gol de Inglaterra que abrió el marcador. El éxtasis para Inglaterra llegó cuando faltaban tan solo diez minutos para que la Eurocopa se resolviese en los penaltis, con un tanto marcado por una de las suplentes de la anfitriona, Chloe Kelly, que dio a la selección que eliminó a España en cuartos su primer gran título.

En el duelo entre la anfitriona y la selección más laureada de la Eurocopa, que nunca había perdido una final continental y sumaba ocho títulos hasta que cayó en Wembley, Inglaterra no acusó en el tramo trascendental la presión de jugar en casa, con su mejor equipo de siempre, al mando de una seleccionadora, la neerlandesa Sarina Wiegman, que ya conquistó el trofeo en 2017 con Países Bajos y ha encumbrado por fin a Inglaterra. El sueño de la selección británica, tras haber perdido antes dos finales europeas, no pudo cumplirlo Inglaterra en mejor escenario.

En el mismo en el que Inglaterra perdió por penaltis el pasado año la Eurocopa masculina frente a Italia, las jugadoras de las islas alcanzaron la gloria tan ansiada, y lo hicieron ante la absoluta dominadora del torneo, mermada y tocada antes del inicio de la final por la lesión en el calentamiento de su máxima goleadora y capitana, Alexandra Popp. Alemania acusó la desgraciada baja de Popp, que compartió la Bota de Oro con la inglesa Meth Mead, ambas con seis tantos. El destino quiso que fuese precisamente la sustituta de la gran artillera de Inglaterra la que certificase el título para las anfitrionas tras el tiempo reglamentario.

2 Inglaterra

Earps, Bronze, Bright, Williamson, Daly (Greenwood, min. 88), Stanway (Scott, min. 88), Walsh, Mead (Kelly, min. 64), Kirby (Toone, min. 55), Hemp (Parris, min. 120) y White (Russo, min. 55).

1 Alemania

Frohms, Gwinn, Hendrich, Hegering (Doorsunn, min. 103), Rauch (Lattwein, min. 113), Magull (Dallmann, min. 91), Oberdorf, Dabritz (Lohmann, min. 73), Huth, Schüller (Anyomi, min. 67) y Brand (Wassmuth, min. 46).

  • Goles: 1-0: min. 62, Toone. 1-1: min. 79, Magull. 2-1: min. 110, Kelly.

  • Árbitra: Kateryna Monzul (Ucrania). Tarjetas amarillas a Stanway, White, Rauch, Oberdorf, Schüller y Kelly.

  • Incidencias: Final de la Eurocopa de Inglaterra 2022, disputada en el estadio de Wembley. Lleno. 87.192 espectadores.

A la tercera fue la vencida para Inglaterra, que perdió las finales de 1984 y 2009 y se vengó 13 años después del encuentro por el título perdido entonces ante Alemania, que tuvo sus oportunidades para adjudicarse el trofeo, pero le faltó contundencia ofensiva para volver a triunfar. Fiel a su costumbre, la selección germana no se quedó sin marcar, pero la eficacia en ataque en el choque por el título la tuvo Inglaterra, que como era previsible sufrió para inscribir con grandeza su nombre al de una Eurocopa memorable, un campeonato que nunca había tenido tantísima trascendencia mediática y social. La anfitriona tuvo también la suerte de cara, porque después de haber cometido un posible penalti en la primera parte por una mano en su área, el gol de la victoria llegó cuando el duelo se encaminaba hacia el punto fatídico y Kelly fue la más lista en el área y se aprovechó de un error defensivo de las alemanas.

Si el primer tanto fue un golazo de vaselina, de Ella Toone, en el segundo la fortuna sonrió a Inglaterra y el remate de Kelly fue la tumba para Alemania, que ya no tuvo capacidad de reacción frente a una selección que tuvo hasta el pitido final solidez y sangre fría para aguantar a la siempre temible Alemania. Se merecieron las germanas forzar la prórroga por su insistencia y mejor juego en la recta final del tiempo reglamentario, pero fue la efectividad la que inclinó definitivamente la balanza a favor de Inglaterra a lo largo de 120 minutos, con más intensidad e incertidumbre que fútbol.