Marta Cardona celebra su gol a Dinamarca. / JUSTIN TALLIS / AFP

Eurocopa / Grupo B

España se gana los cuartos con altas dosis de sufrimiento

Una victoria por la mínima ante Dinamarca evidencia la falta de pólvora pero vale para medirse a la temible Inglaterra en la siguiente ronda

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Tuvo que sufrir de lo lindo, pero España repetirá por tercera Eurocopa femenina consecutiva en cuartos de final, el objetivo mínimo para esta ilusionante selección que se ha topado, eso sí, con un sinfín de problemas imprevistos en la antesala del campeonato. Una victoria 'in extremis' ante Dinamarca que supo a gloria pero volvió a evidenciar los muchos problemas en relación con el gol vale un pase a la fase eliminatoria, aunque enfrente esté ahora un ogro como Inglaterra. Y es que la anfitriona ha logrado un pleno de tres victorias en la fase de grupos, aderezado por 14 goles a favor por ninguno en contra, por lo que La Roja necesitará en Brighton una versión muy mejorada respecto a la vista hasta ahora para superar su techo en las dos últimas ediciones del torneo y dejar a la afición inglesa compuesta y sin novia.

Tras el varapalo ante Alemania y pese al hecho de que el empate valía para estar en cuartos, Jorge Vilda dio un paso al frente en su planteamiento inicial con la ofensiva Mariona como interior y la entrada de Athenea del Castillo, una bala, por el costado izquierdo del ataque español. Curiosamente Dinamarca, a la que solo servía la victoria, propuso un guion mucho más conservador, apelando al gran talento de Harder, la delantera del Chelsea, algo que estuvo a punto de dar resultado.

Con las cartas boca arriba, España comenzó por evitar otro gol en contra de inicio, como le había ocurrido hasta ahora en la Eurocopa, que no es poco. Defendiendo su territorio como mejor sabe, a través de la posesión, La Roja pudo esta vez navegar sin la corriente en contra. Acosó el área danesa desde el primer minuto y evitó esas pérdidas de balón que pueden resultar fatales a través de las transiciones rápidas del rival. Sin embargo, más allá de las cuestiones del estilo, los centros laterales fueron el arma española más peligrosa durante buen tramo del partido.

0 Dinamarca

Christensen, Thomsen (Nadim, min. 74), Ballisager, Sorensen, Sevecke, Veje (Sara Holmgaard, min. 80), Karen Holmgaard, Junge, Madsen (Larsen, min. 74), Harder y Kühl (Troelsgaard, min. 58).

1 España

Paños, Batlle, Paredes, Mapi León, Leila Ouahabi (Olga Carmona, min. 46), Guijarro, Aitana Bonmatí, Mariona, Sheila García (Cardona, min. 46), Lucía García (Esther, min. 46) y Athenea (Laia Aleixandri, min. 80).

  • Gol: 0-1: min. 90, Cardona.

  • Árbitra: Rebecca Welch (Inglaterra). Amonestó a la española Leila Ouahabi y a la danesa Larsen.

  • Incidencias: Partido de la tercera jornada en el grupo B de la Eurocopa femenina disputado en el Brentford Community Stadium de Londres.

Todo parecía bajo control hasta que un balón en largo bastó para meter el miedo en el cuerpo con el desmarque de la temida Harder y una salida valiente pero a la vez arriesgada de Sandra Paños. El error previo al primer gol de Alemania no ha restado un ápice de confianza a la portera española, muy segura también para blocar otro disparo de la referencia ofensiva danesa. Buenas noticias bajo palos, peores en cuanto al desarrollo de un partido del que Dinamarca ya se había adueñado.

Apenas un cabezazo de Aitana Bonmatí que llevarse a la boca frente a la evidente sensación de peligro nórdica. Respiraba inquieto en la banda Vilda, consciente de lo mucho en juego con el pase a la fase eliminatoria en disputa. Otra vez le faltaba pólvora a un equipo que sigue echando de menos la capacidad goleadora de las lesionadas Alexia Putellas y Jennifer Hermoso. Le faltó instinto rematador a Mariona para definir en la más clara de España en la primera parte, rematando suave abajo desde el corazón del área, a las manos de Christensen.

Revolución desde el banquillo

Al menos el descanso llegó entre sensación más positivas, fruto del dominio territorial que durante buena parte de los primeros 45 minutos había faltado y el poderío aéreo de Irene Paredes, un recurso más que interesante frente al atasco ofensivo. No debió gustar lo visto a Vilda, pues su equipo regresó de la caseta con un triple cambio y Athenea como única superviviente en el frente de ataque.

Las sustituciones le dieron chispa a La Roja, que pudo cantar victoria en una incorporación de Olga Carmona culminada con disparo al lateral de la red. La misma protagonista se encontró con Christensen poco después, cuando el partido ya tenía pinta de thriller. Sin gol la condena al sufrimiento era un hecho. Más todavía cuando Dinamarca recurrió a un banquillo de muchos quilates. Nadim saltó al campo para completar el camino de Paños de señalada a salvadora, pues la guardameta azulgrana le sacó una providencial mano cambiada a la atacante de origen afgano.

Esa parada valió su peso en oro, más incluso que el postrero gol de Marta Cardona. Otra vez de cabeza, así ha sido en cuatro de los cinco tantos españoles en la Eurocopa, se logró una sufrida y postrera victoria, que permite soñar ahora con un 'maracanazo' en Brighton.