Eurocopa / Fase de grupos

España no puede con la Alemania de siempre y se la jugará ante Dinamarca

La Roja domina con balón pero el conjunto germano exhibe pegada para meterse en cuartos y seguir siendo imbatible para las españolas

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Pasan los años y el fútbol femenino evoluciona hasta alcanzar un seguimiento y un desarrollo insospechados hace no tanto tiempo. Sin embargo, hay cosas que se mantienen inalterables. Ya lo decía el delantero inglés Gary Lineker: «El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre gana Alemania». Pasa con los hombres sobre el césped, y también con las mujeres. Y eso que España hizo méritos para lograr algo positivo ante la selección más laureada en la historia de la Eurocopa, pero ni por esas. El combinado germano exhibió pegada frente al dominio con el balón de las españolas y se mantiene como un muro infranqueable para La Roja –cuatro derrotas y tres empates en siete enfrentamientos–.

El desenlace del encuentro, resuelto con los goles de Klara Bühl y Alexandra Popp, y la victoria de Dinamarca ante Finlandia en el primer duelo de la segunda jornada en el grupo B catapultan a la ocho veces campeona hacia cuartos de final como primera y dejan la lucha por la segunda plaza en un cara a cara entre españolas y danesas con tintes dramáticos. Será el sábado a partir de las 21:00 horas en el mismo escenario, el Brentford Community Stadium de Londres, y España contará con el comodín del empate, pues su mejor diferencia de goles general respecto al equipo nórdico abriría las puertas de la fase eliminatoria en caso de igualada.

Con una auténtica potencia enfrente, Jorge Vilda recurrió de partida a Laia Aleixandri, una central reconvertida en centrocampista defensiva. Pretendía reforzar la medular mediante un doble pivote integrado por la jugadora del Manchester City y Patri Guijarro, la brújula española habitual en la sala de máquinas. También se ganó un puesto en el once Sheila García, con Lucía, la otra García, de '9' en sustitución de Esther González. Pese a la apuesta por un esquema a priori más conservador, la idea de dominar a través de la posesión de balón no cambió. Más aun ante un adversario clásico en sus virtudes: buen despliegue físico, transiciones rápidas y poderío en el balón parado.

2 Alemania

Frohms, Gwinn, Hendrich, Hegering, Rauch (Kleinherne, min. 62), Oberdorf, Däbritz (Dallmann, min. 72), Magull (Lattwein, min. 46), Huth, Popp (Wassmuth, min. 62) y Bühl (Brand, min. 87).

0 España

Paños, Batlle, Paredes, Mapi León, Leila Ouahabi, Aleixandri (Athenea, min. 70), Guijarro, Aitana, Sheila García (Cardona, min. 70), Lucía García (Claudia Pina, min. 62) y Mariona (Guerrero, min. 84).

  • Goles: 1-0: min. 3, Bühl. 2-0: min. 37, Popp.

  • Árbitro: Stéphanie Frappart (Francia). Amonestó a las alemanas Rauch y Oberdorf.

  • Incidencias: Partido de la segunda jornada en el grupo B de la Eurocopa femenina disputado en el Brentford Community Stadium (Londres) ante 16.037 espectadores.

Todo parecía bajo control pero se repitió el mazazo inicial, como contra Finlandia en el debut. Sandra Paños arriesgó mucho con los pies y entregó su envío a Bühl. La delantera del Bayern aprovechó el error de la portera española, recortó frente a Irene Paredes y sentenció con precisión quirúrgica ante la meta rival. Otra vez a contracorriente, pero ante un adversario mucho más cualificado. La receta de nuevo pasaba por la paciencia para abrir la ordenada defensa alemana a través de la circulación de balón, pero templando nervios atrás.

El planteamiento de La Roja encontró premio con un balón filtrado magnífico de Patri Guijarro, la más inteligente entre líneas. Su pase desconcertó a la zaga germana y plantó a Lucía García ante la guardameta Frohms. La atacante del Athletic acertó regateando a la portera hacia el lado derecho, pero se escoró en exceso para armar un disparo al lateral de la red. Fue la más clara, pero ni mucho menos la única ocasión para el empate. Guijarro lo probó desde lejos. También Mariona, con un disparo de envenenada rosca que se fue desviado con Frohms ya superada para suspense general.

El balón parado

El guion del duelo era propicio para España, más técnico y táctico que físico. En ese escenario la selección de Vilda no acusaba su proverbial inferioridad ante Alemania en el cuerpo a cuerpo. Apenas un par de centros laterales ante los que la zaga española contuvo el aliento, eso sí. Sin embargo, el encuentro fue bajando velocidades a medida que se acercaba el descanso y de la posibilidad del empate se pasó al auténtico jarro de agua fría que supuso para España el 2-0. Precisamente a balón parado, esa gran cualidad alemana que parecía bajo control, el conjunto de Martina Voss-Tecklenburg encontró tras un saque de esquina la cabeza de Alexandra Popp para ampliar su ventaja.

La fortuna, que siempre juega su papel en el deporte, no sonreía a España. Precisamente la '9' del Wolfsburgo, recurso de urgencia ante la sensible baja de Lea Schüller por covid, ejercía de goleadora poco antes de la pausa. Golpe psicológico que pese a todo no extinguió la inquebrantable fe española en su estilo. Y es que tras el paso por vestuarios amenazó Alemania otra vez a balón parado, pero el equipo dirigido por Vilda ni mucho menos se amilanó. Siguió picando piedra, tocando con paciencia, rondando el área rival. Claudia Pina, Marta Cardona, Athenea del Castillo... El recurso de introducir en la ecuación a todo el arsenal posible desde el banquillo no dio frutos y el camino en la Eurocopa se complica. En el horizonte asoma Dinamarca y en caso de sortear este obstáculo, todo apunta a Inglaterra en cuartos.