Fue un 22 de agosto de 1949...

22/08/2019

Tal día como hoy hace 70 años, y con la fusión del Marino, Victoria, Arenas, Gran Canaria y Atlético, se constituía oficialmente la UD Las Palmas tras una Asamblea Magna celebrada en el Club Náutico.

Las crónicas de 1949 y todos los que dieron testimonio de lo acontecido entonces coinciden en señalar que la fundación de la Unión Deportiva Las Palmas fue un acto de generosidad. También de persistencia, por la superación de obstáculos surgidos. Porque los cinco clubes señeros de la época, Marino Club de Fútbol, Real Club Victoria, Arenas Club, Club Polideportivo Gran Canaria y Atlético Club, tenían que perder su identidad y autonomía en favor de un único representativo que fuese el embajador a escala nacional, según el proyecto ideado por Manuel Rodríguez Monroy, vicepresidente de la Federación Regional de Fútbol. Y no fue fácil convencerlos a todos y unificar fuerzas. Desde febrero de 1949 comenzaron a celebrarse reuniones en una denominada Ponencia de Fusión, con representación de dirigentes de cada escudo, con el fin de avanzar en la propuesta, que contemplaba integrar un club grancanario en la Segunda División resultante de la unión de las distintas sociedades deportivas. En primera instancia, el veto de las entidades peninsulares frenó en seco esta iniciativa. Esgrimían los detractores que era «de locos» pretender esto, según palabras de los ejecutivos implicados en esta labor. Pero un replantemiento de pareceres promovido por Ricardo Cabot, secretario de la Real Federación Española de Fútbol, permitió un giro radical de los acontecimientos, hasta el punto de desbloquear la anterior negativa al equipo canario en la competición estatal.

La Ponencia de Fusión gestó un proyecto que tuvo que superar «una campaña obstruccionista»

El 6 de junio, y desplazados a Madrid Rodríguez Monroy y Adolfo Miranda, presidente de la Regional, se produjo la buena nueva: quedaba aceptada la fórmula de que equipos de las dos provincias del archipiélago, considerados en grupos de Tercera División, disputasen una liguilla de ascenso a la Segunda División.

Y la necesidad de tener en Las Palmas un club con posibilidades reales de expansión más allá de la geografía isleña inició, ya sin freno, la ansiada fusión. Arenas y Gran Canaria fueron los primeros en dar el paso y, pese a algunas interferencias que persistían («campaña obstruccionista», en definición de Rodríguez Monroy), la convocatoria de una Asamblea Magna en los salones del Real Club Náutico, con fecha 22 de agosto, limó todas las asperezas anteriores y quedó fijado como punto de partida oficial de la Unión Deportiva Las Palmas con la creación de una comisión gestora para regir los destinos de la nueva entidad representativa.

Comisión gestora de 1949

Presidente: José del Río Amor

Vicepresidente: Manuel Rodríguez Monroy

Vicepresidente II: Eufemiano Fuentes (presidente del Marino)

Vicepresidente III: Aurelio Montenegro (presidente del Victoria)

Secretario: Luis González (presidente del Arenas)

Vicesecretario: Alberto García (secretario del Victoria)

Tesorero: Francisco Naranjo (vicepresidente del Marino)

Contador: José Jiménez (vicepresidente del Gran Canaria)

Vocales: Simón Doreste (Marino), Juan Trujillo, Víctor Santana y Bruno González (Atlético), Guillermo Wyttenbach (Victoria), Manuel Hernández (Arenas) y Juan Morán (Gran Canaria).