Fútbol: UD Las Palmas

Fidel: «No puedo ser feliz si no juego»

16/01/2019

El extremo onubense, tras ser protagonista ante Osasuna con dos goles, confiesa que ha «pasado semanas complicadas en la isla» debido a sus reiteradas e inexplicables suplencias. «Este es el año que menos participación he tenido», apostilla el atacante, que ahora espera no salir del once de Herrera.

Llegó a la UD el pasado verano con un cartel repleto de experiencia en la categoría. Y dejó pinceladas de calidad en la pretemporada, pero de manera incomprensible, atendiendo a la situación del equipo y a sus resultados, Fidel no encontraba su sonrisa habitual. Aquella que sacó a pasear en Córdoba, Huelva o Almería. Le tocó alternar suplencias infinitas con partidos vistos desde la grada. Cuando le tocó jugar siempre lo hizo bien, o al menos lo intentó. Nadie le podía reprochar nada al jugador onubense, que encontró la alegría personal tras la oportunidad que le dio Paco Herrera ante el Osasuna.

Una titularidad que cambió la dinámica del equipo, pues fue pieza fundamental en el triunfo que cortó la racha de diez encuentros consecutivos sin vencer, al anotar dos tantos y enseñar el camino a sus compañeros. Cuajó un partido casi perfecto, rozó el sobresaliente y, al fin, se ganó su plaza fija en el once.

Un espacio que le costó bastante y que, como reconoció ayer en el Materno Infantil, le impedía ser feliz. «He pasado semanas complicadas en la isla. Yo no puedo ser feliz si no juego», admitió el atacante andaluz, con el rostro y el timbre de voz cargados de sinceridad.

Ahora, y ya con la mente puesta en el enfrentamiento vital de este sábado ante el Reus en tierras catalanas, el onubense se postula como una apuesta segura para lograr el segundo triunfo consecutivo. «Es complicado jugar en este equipo, porque tenemos muchas variantes tácticas y hombres para cada posición. Eso sí, en lo personal voy en progresión», aclaró Fidel, que desea asentarse de manera rotunda en los esquemas de Herrera.