El eterno idilio entre Viera y la UD

12/08/2019

La vuelta del hijo pródigo, a falta de hacerse oficial, es casi un hecho. El mediapunta jugará cedido hasta enero y Pepe Mel tendrá a su disposición a uno de los jugadores más determinantes que ha pisado el Gran Canaria en los últimos años.

kevin fontecha pérez las palmas de gran canaria

No cesa el amor entre la UD Las Palmas y Jonathan Viera. El mediapunta de La Feria está cada vez más cerca de volver a defender la elástica amarilla. Aquella con la que debutó como futbolista profesional. La misma con la que ascendió a Primera División. También la camiseta con la que encandiló a todos los aficionados del panorama nacional y con la que fue capaz de dar el salto a la selección española.

El habilidoso atacante grancanario, que no podrá volver a jugar con el Beijing hasta febrero de 2020, debido a que el club chino le dejó sin ficha por la lesión de costilla que presentaba, está deseoso de volver a regatear y golear en el recinto de Siete Palmas. Y ahí Ramírez, presidente de la UD, haciéndose fuerte y aprovechando la buena relación que mantiene con el futbolista, se sacó un truco de la chistera. La vuelta del hijo pródigo, en calidad de préstamo hasta el mes de enero, está a falta de la confirmación oficial por parte de los asiáticos. Viera viajará a China en dos semanas con el objetivo de conseguir el visto bueno y demostrar que su costilla ya ha vuelto a la normalidad. De hacerlo, la cesión estaría aprobada y Las Palmas ganaría a un futbolista determinante. Eso sí, de manera efímera.

Cabe destacar que Jonathan Viera es el único jugador por el que la Unión Deportiva ha sacado tajada en dos ocasiones diferentes. Primero lo vendió al Valencia por una cantidad cercana a los 2.5 millones de euros y, tras su paso por el conjunto ché, Rayo Vallecano y Standard de Lieja, y ser repescado, lo volvió a traspasar al Beijing Guoan. Las cantidades del movimiento a la entidad china no son oficiales, pero se estima que rondaron los 20 millones de euros para las arcas isleñas, superando incluso la venta del teldense Roque Mesa al Swansea City (12.5 millones de euros), hasta el momento la más importante en la historia del club.

El factor Viera ya se vio en el año del ascenso a la élite. Jonathan volvió en el mercado invernal, en una férrea apuesta de la UD, y dio un salto de calidad descomunal al equipo entrenado por Paco Herrera. Llegó con falta de ritmo de competición e incluso se lesionó, lo que le obligó a frenar, pero, ni aun así, dejó de colaborar para cosechar el asalto a los cielos. El mediapunta fue capital junto con los Araujo, Roque y demás, por lo que la confianza en él es óptima y, aunque tan solo sea hasta enero (quien sabe si luego Ramírez tiene una carta guarda bajo la manga), potenciará claramente la plantilla. Desde la zona noble del Gran Canaria no ven similitud con el caso Vitolo, que jugó cedido en Las Palmas previo fichaje por el Atlético de Madrid. Con Viera todo es distinto. No es sospechoso de lesiones y su compromiso, pese a que quedó algo mermado tras poner rumbo al continente asiático mientras el equipo se desangraba en Primera, siempre ha sido óptimo. Es más, sobre el césped, pocos han marcado tanto la diferencia en la UD durante los últimos años.

Con Las Palmas debutó en la selección española sub-21 y también en la absoluta, tras la exitosa temporada a las órdenes de Quique Setién, se vistió de rojo para defender el escudo de la selección nacional absoluta. Además, en el Beijing su rendimiento no se ha estancado, todo lo contrario. Entre los dos cursos que ha competido en la Super League (2018-19 y 2019-20) ha sumado un total de 44 partidos, anotando nada más y nada menos que 19 tantos y repartiendo 18 asistencias de gol. Además, se proclamó campeón de Copa.

Sería un auténtico diamante para Pepe Mel hasta enero. Luego ya se vería. Pero, de momento, y solo a falta de que la operación se haga oficial por parte de los dos clubes implicados, el preparador madrileño va a tener a su disposición al malabarista de La Feria. Casi nada.