El entrenador de la Unión Deportiva Las Palmas, Pepe Mel, atendió ayer a los medios de comunicación. / UDLP

Mel: «Si dependemos de un solo futbolista, sería decepcionante»

El preparador madrileño asegura que la baja de Viera es «una desgracia», pero cree que el resto del plantel debe demostrar «que está capacitado»

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria.

«Obviamente, tener fuera a gente tan importante merma las posibilidades del equipo, pero tenemos que hablar de los que están, de los que nos van a hacer ganar, de los que van a salir... Por eso tenemos una plantilla, por eso están con nosotros y con una ilusión tremenda para participar». Así se expresó ayer el técnico de la UD Las Palmas, Pepe Mel, en su comparecencia ante los medios de comunicación.

El preparador madrileño insistió en que la lesión de Jonathan Viera, quien sufre una fractura en el quinto dedo del pie izquierdo y, según el parte médico del club amarillo el pasado viernes, estará de baja entre seis y ocho semanas, es una «desgracia».

«Sufre la lesión contra el Tenerife. No nota nada, en el calentamiento en Lugo se va para adentro y decide infiltrarse porque quiere jugar. El médico decide que no hay ningún problema y sale a jugar. Fue un pisotón contra el Tenerife y tiene el dedo roto», explicó, al tiempo que agregó que «si dependemos de un solo futbolista, sería decepcionante».

«Significará muchas cosas en contra nuestra. Tenemos que demostrar que el plantel está capacitado para llevar a la Unión Deportiva Las Palmas a un buen sitio. Creo que sin Jonathan Viera el equipo también hacía las cosas bien. ¿Jugar a lo mismo? Obviamente, un futbolista te marca a la hora de hacer las cosas. Tendremos que jugar seguramente a otra cosa. Lo estábamos haciendo francamente bien», argumentó.

Mel quiso centrar su mensaje «en la gente que tiene que dar un paso adelante, que son Pinchi, Óscar, Kirian, Benito porque ahora tienen la oportunidad de demostrar que están aquí para ayudar al equipo a estar en playoff».

Del subidón al bajón

«El fútbol es un estado de ánimo. Hemos pasado de un subidón contra el Tenerife al bajón por todas las circunstancias que se dieron en Lugo. Tenemos que reencontrarnos, animarnos, salir a morder y ser intensos. Es el momento para que digan aquí estoy yo. No hay ningún entrenador que cambie un equipo que funciona para que entren otros y jueguen todos. Eso es muy difícil porque esto es fútbol profesional», dijo.

Sobre el Alcorcón, comentó que «nos lo pondrá muy complicado porque muerde y es intenso, pero tenemos que demostrar que no dependemos de un futbolista porque eso sería muy triste».

Otros nombres propios que ocupan la enfermería son Peñaranda y Sergio Ruiz. Cuestionado por el primero, apuntó que «mi idea era que no jugara ni un minuto por el viaje, pero las circunstancias te obligan».

Sobre la vuelta del cántabro, cree que «seguramente tampoco estará ante la Real Sociedad B».

Pejiño sí estará hoy. «Estamos extrañados con su caso porque hoy -por ayer- ha entrenado normal. Tenemos que ir a ver a un brujo porque tiene mandanga. Nos aporta muchas cosas», aseveró.