Kirian Rodríguez se lamenta mientras los jugadores del Sporting celebran el gol local. / efe

La centena acaba convirtiéndose en otra condena

Nueva derrota de la UD en el partido 100 de Mel a los mandos del banquillo en un encuentro en el que solo Araujo creyó

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

Valientes son los que lo intentan aun estando solos. La historia dice que a la guerra hay que ir siempre con los mejores soldados. Y si Ramírez quiere un proyecto ganador, Araujo debe ser el comandante. Porque ayer, una vez más y en otro encuentro más, fue el único que creyó en la victoria. Puso la calidad y el pundonor de Las Palmas en Gijón. En una tarde en la que Mel lucía centenario como amarillo, resulta que la defensa convirtió la sonrisa del madrileño en otra condena. Más fallos y concesiones en el antepenúltimo trámite para que concluya por fin la temporada. Y eso que en el primer acto la puesta en escena fue ambiciosa, con el delantero argentino con ganas de fiesta. De más a menos, eso sí, y con un claro ejemplo de fragilidad en la retaguardia. Así fue como anotó el Sporting el solitario gol del partido, con Djurdjevic rematando absolutamente solo dentro del área. Otra explicación más de porqué la UD baila en la mediocridad y solo es superada por el Lugo como conjunto con más goles en contra en toda la categoría de plata. Dato contundente.

No se le perdía nada a los amarillos en El Molinón mas que el orgullo y la posición en la tabla, por eso del presupuesto para la campaña que viene y los repartos televisivos. Aun así casi sorprende la escuadra insular gracias a un Araujo insistente. Jesé, por contra, no la olió. Como tampoco lo hizo Aridai ni Clemente cuando entró. Nada de nada.

Avisó Las Palmas en el primer minuto de juego. No quería el cuadro visitante empezar famélico el choque y con un buen centro de Silva desde la izquierda casi se adelanta en el marcador, pero el cabezazo de Sergio Araujo se fue al centro y Mariño atajó sin problemas. Había ganado bien el argentino el espacio en el segundo palo, todo sea dicho. Estaba con ganas de fiesta el Chino, que solo diez minutos después casi destroza la red. La cogió con metros Araujo, condujo con la izquierda y con esa misma le soltó un latigazo desde fuera del área. Iba seco el chut y Mariño tuvo que emplearse a fondo con una intervención divina. Plantaban cara los isleños a un Sporting al que, por momentos, le temblaban las pantorrillas. No se le podía escapar la plaza en la promoción de ascenso y el nerviosismo local jugaba a favor de los que lucían de amarillo.

Con Araujo muy activo, Kirian buscando crear fútbol y Eric apagando todo el fuego al galope del Sporting, la UD no se desarmaba. Sin noticias de Valles a la media hora de juego. Tampoco de Jesé, que no conectaba con el balón en un campo donde quería justificarse con goles. De un pelotazo largo de Cardona y un error de Borja López casi nace una maravilla de Araujo, que rompió a su par con un recorte hacia dentro y un disparo con rosca con su zurda que escupió la madera. Se estiró con todo Mariño y solo el palo iba a evitar el 0-1. Estaba de dulce el Chino. Todo el peligro pasaba por sus botas. Así se marchó el combinado grancanario al descanso, sintiéndose superior al anfitrión. Que no es poco.

Tras el paso por el electrónico y con Diego Guti cogiendo el testigo a Fabio, el Sporting despertó. Tanto fue así que Djurdjevic, que llevaba seis encuentros sin mojar, se reencontró con el gol. Eric salió a la presión, la retaguardia no cerró bien y el serbio batió a Valles en otro desajuste defensivo sonrojante. Y van unos cuantos esta temporada.

Le bastó con muy poco al Sporting, que solo tuvo que mantenerse en pie durante los arreones de Araujo para luego aprovechar la alfombra roja en defensa que viene acostumbrando a poner Las Palmas. Con eso sigue vivo el cuadro asturiano en su objetivo por meterse en los playoffs de ascenso. Firmes y con las ideas claras. Resistir y ser letal. Muchos apuntes en Gijón para el curso que viene cuando Ramírez ya ha pregonado a los cuatro vientos que quiere un proyecto ganador. Un proyecto que debe consistir, básicamente, en rodear a Sergio Araujo de futbolistas de su nivel. Y es que no hay más, con eso debería valer.

FICHA TÉCNICA

1.- Sporting: Mariño, Guille Rosas, Babin, Borja López, Saúl García, Pedro Díaz (Javi Fuego, m. 76), Gragera, Aitor García (Christian Salvador, m. 90), Manu García (Nacho Méndez, m. 57), Gaspar Campos (Pablo Pérez, m. 57) y Djurdjevic.

0.- Las Palmas: Valles, Ale Díez, Curbelo, Cardona, Jonathan (Dani m. 57), Aridai (Clemente, m. 70), Fabio (Diego Gutiérrez, m. 45), Sergio Ruíz, Kirian, Araujo y Jesé (Espiau, m.88).

Gol: 1-0, m.63: Djurdjevic.

Árbitro: Hernández Maeso. Mostró tarjeta amarilla a Cardona (m.25) y Guille Rosas (m.67).

Incidencias: El Molinón, sin público.