Baloncesto / Liga Endesa

Una temporada para olvidar y un verano para resetear

03/07/2020

Irregular, insípida, apática... Así se podría resumir la temporada del Herbalife Gran Canaria en una Liga Endesa con final insólito en un torneo exprés a contrarreloj en La Fonteta, obligado por la pandemia de la Covid-19.

El Granca no estará hoy en la semifinal, pero hasta el último partido estuvo vivo, a una victoria de alcanzar un nuevo hito.

Un año después de aquella temporada histórica donde el club claretiano se codeó con los mejores en la Euroliga, el esfuerzo extra le dejó sin competición europea y sin Pedro Martínez, el técnico catalán cuya decisión de no continuar en el banquillo cambió radicalmente los planes del Granca, obligado a tirar de un plan b que trajo a Fotis Katsikaris con el equipo prácticamente ya configurado, con lo que dejaba poca decisión a un profesional griego que, sin embargo, aceptaba el reto de volver a la ACB y abandonar la NBA.

Para complicárselo todo, la pretemporada estuvo marcada por el Mundial, donde amén de sus numerosos internacionales, dos de las llamadas piezas fundamentales (Javier Beirán y Xavi Rabaseda) llegaban, además de con las piernas cargadas, una semana antes de arrancar la competición por aquello de disputar –y ganar– la final.

El inicio del curso fue muy irregular. Con muchas lagunas en defensa, sin encontrar ni un patrón de juego, ni un referente –amén de Matt Costello–, ni la conexión con la grada, el primer reto se esfumó, por deméritos propios, al quedarse fuera de la Copa del Rey.

Si embargo, el parón copero sirvió para recargar pilas y, cuando por fin se empezaba a ver a un Granca más reconocible, con opciones reales a meterse en el Playoff (andaba undécimo, con un partido menos, a un triunfo del séptimo), llegó la frenada en seco por la Covid-19, una pandemia que obligó al confinamiento, a entrenar en casa con lo justo y, una vez confirmado, a prepararse para disputar una fase final exigente.

Ya en Valencia, tras sufrir una paliza ante el Madrid, el Granca se sobrepuso para llegar con opciones a meterse en la semifinal ante el Valencia. Todo o nada a un solo encuentro donde el sueño duró 20 minutos y se esfumó en 10.

Pero si en la cancha hubo emociones fuertes, fuera de ella la cosa estuvo aún mucho más movida. Entre mascarillas, tests y demás obligaciones decretadas por Sanidad, la propuesta, ya en plena competición, de un grupo de empresarios locales por comprar el club para liberar la carga económica del Cabildo, lo revolucionó todo. Tanto, que un día Berdi Pérez –a estas horas aún director deportivo– estaba fuera, y al siguiente no. Tanto, que a Fostis Katsikaris se le comunica que no cuentan con sus servicios hora antes de jugar el partido más importante de toda la temporada... Y así, el Herbalife Gran Canaria comienza un verano que se prevé, si cabe, más movido que de costumbre por las muchas preguntas que quedan en el aire: ¿Traspasará finalmente el Cabildo el club? ¿Seguirá Berdi Pérez? ¿Habrá cambio de presidente? ¿Quién será el entrenador? ¿Se renovará a Xavi Rabaseda? Y la más importante, ¿volverá el Granca a ser noticia por sus buenos resultados más que por sus temas extradeportivos? De momento toca olvidar un curso irregular y resetearse. Que no es poco.

Una temporada para olvidar y un verano para resetear
Fisac y Peñarroya, los favoritos

El banquillo del Herbalife Gran Canaria estrenará inquilino la próxima campaña. La decisión de no prolongar la estancia del entrenador griego en la isla abre un abanico en el que el segoviano Porfirio Fisac, del Casademont Zaragoza, y el catalán Joan Peñarroya, del San Pablo Burgos, son los que más gustan para llevar las riendas del próximo proyecto deportivo.

Fisac, quien renovó por dos campañas el pasado verano según anunció al entidad maña, no quiso pronunciarse sobre su futuro en la comparecencia posterior al choque ante el Real Madrid en la fase final e indicó que «no son momentos de hablar esto, es un partido». En Zaragoza ansían su continuidad, pero también son conscientes del interés del club claretiano.

Por su parte, Peñarroya, quien hoy disputará la primera semifinal ante el Barça, está refrendando en Burgos el gran trabajo que realizó en el Baxi Manresa y en el MoraBanc Andorra.

Berdi Pérez, sí; Berdi Perez, no...

Si el Cabildo de Gran Canaria, propietario del club amarillo, no pasa a la acción y deja de lado las palabras que repite continuamente el consejero de Deportes, Francisco Castellanos, Berdi Pérez continuará como máximo responsable de la parcela deportiva una temporada. Y es que así lo recoge un contrato que garantiza la renovación automática si el primer equipo consigue la clasificación para la Copa del Rey o el Playoff por el título. Tras naufragar en el primer objetivo por segunda campaña consecutiva, la participación en la fase final excepcional de la Liga Endesa, donde toman parte 12 equipos en lugar de los ocho que lo hacen en el formato habitual, da pie a la interpretación. De momento, el director deportivo claretiano ya ha tomado dos decisiones de cara al futuro más inmediato: ejecutar la cláusula para separar los caminos con el preparador griego Fotis Katsikaris este ejercicio y la renovación del pívot estadounidense Matt Costello hasta 2022.