Baloncesto: Liga Endesa

Prohibido fallar ante el colista

09/02/2019

Se ha metido en tal lío el Herbalife Gran canaria, que la visita de este domingo (18.30 horas, Movistar Deportes, dial 53) del colista de la Liga Endesa, el Delteco GBC, se ha convertido en uno de los partidos más importantes de lo que va de temporada.

Los amarillos (decimoquintos, con seis victorias y 13 derrotas), tienen prohibido fallar ante una escuadra donostiarra que, además de luchar por el triunfo, lo hará también por defender los once puntos de diferencia tras su victoria en la ida por 74-63 para, en caso de empate, salir beneficiado al final de temporada.

Pero esa lucha por el basket-average particular no debe ser una obsesión para los claretianos. Ganar sí. Ahí no hay discusión alguna ni tregua que valga. Caer ante el GBC no es una opción. Ni siquiera ganar le saca, al menos de momento, de una zona peligrosa donde se ha metido por méritos propios.

El desgaste de la exigente Euroliga ha hecho más daño del esperado en una rotación grancanaria donde aún siguen lesionados el inédito Luke Nelson y Niko Radicevic. Tampoco estará Josh Magette, cuya ficha ha sido desactivada desde la recuperación de un cada día y partido mejor Clevin Hannah.

La decisión de no activar la ficha del base de Alabama aclara las dudas que había alrededor de Albert Oliver, el catalán que tuvo que abandonar, en el segundo parcial, el encuentro del pasado jueves en Estambul para ya no volver a jugar.

Su participación, aunque sea mermado, será fundamental para lidiar una batalla sin margen al error. Hará falta, visto lo visto, su veteranía para, junto a referencias claras como Rabaseda, Eriksson, Balvin o Paulí, cumplir al menos el objetivo mayor de esta tarde: ganar.

Intentará pescar en río revuelto un Delteco muy limitado en su rotación, donde destacan las figuras de los veteranos Blagota Sekulic (36 años), Alberto Corbacho (34) y Fede Van Lacke (38), el descaro y físico de Beqa Burjanadze y Vyacheslav Bobrov, o las ganas extras de agradar y juventud de un Mouhamed Barro, formado en las categorías inferiores del club claretiano, cada día más adaptado a la exigente ACB.

Todo eso, y un poco más, componen a un Donosti Gipuzkoa Basket Club con las cuentas ya muy claras. Solo le vale ganar para intentar escapar de un descenso cada día más claro, pero aún con posibilidades, aunque muy remotas, de evitarlo.

Será fundamental, más que nunca, el apoyo de la grada. Esa que este curso le ha pitado a Salva Madonado –el técnico catalán que ya es pasado claretiano– en más de una ocasión, ha gritado el «directiva dimisión» y, en definitiva, le ha tocado sufrir en lo que iba a ser la mejor temporada de toda la historia, por aquello jugar en la Euroliga.

Pero la vida ha cambiado en el seno claretiano. Tanto, que toca animar como si de una cita grande se tratara para ayudar a tumbar al colista. Tanto, que ya nadie descarta ningún resultado en contra en un Arena cada vez menos sólido. Y es por ello que toca sumar desde todos los rincones. Porque si duele ver al Herbalife Gran Canaria ahí abajo, verlo en zona de descenso sería aún peor.