Baloncesto: Liga Endesa

Las heridas abiertas del Mundial de China

30/09/2019

No por esperado duele menos. La exigencia de jugar un Mundial en pleno verano, donde los equipos se preparan para encarar la Liga Endesa, está pasando factura en el Herbalife Gran Canaria. Los números lo confirman.

En las dos derrotas sufridas ante Casademont Zaragoza (73-79) y Movistar Estudiantes (82-78), la aportación de los mundialistas, todos llamados a tener peso en la rotación claretiana, ha sido muy discreta. Sin contar al aún inédito Olek Balcerowski, la media entre los demás se queda en 5.6 puntos, 2.75 rebotes, 0.375 asistencias y 5.1 de valoración.

En ese promedio entran Stan Okoye, Iaonnis Bourousis, Javier Beirán y Xavi Rabaseda, todos ellos con galones justificados para ser protagonistas de peso en la exigente ACB.

Quizás, el caso más preocupante sea el de Okoye. A día de hoy está muy por debajo del rendimiento esperado y, lo que es aún peor, no se le ve nada cómodo en la cancha y con su nuevo rol en el esquema claretiano. Figura fundamental en la brillante temporada pasada con el Zaragoza, donde alcanzó la semifinal de la competición española, promedió 14.1 puntos y 12.5 de valoración, muy por debajo de sus actuales 4.5 y 2, respectivamente.

Lo del internacional griego era un poco más esperado. Su regreso a la exigente Liga Endesa tras dos años jugando en la liga China, unido a su edad (35) y el desgaste en la cita mundial –donde jugó muchos minutos– eran razones más que suficientes para esperar un rendimiento más a largo plazo, como está sucediendo. Aunque ha dejado ver algún movimiento de calidad, su promedio, de momento, también es insuficiente por calidad y veteranía: 5 puntos, 3.5 rebotes y 4.5 de valoración.

Beirán y Rabaseda, por aquello de llegar a la final y además ganarla, fueron los últimos en incorporarse al grupo. El madrileño ya había coincidido con Katsikaris en Tenerife, un punto a su favor para entender algo más rápido sus modelo de juego. Sin embargo, teniendo en cuenta el brillante curso pasado, tampoco se le ha visto fino en los dos primeros encuentros, donde ha promediado 5.5 puntos, 2.5 rebotes y 7 de valoración.

El alero catalán, por su lado, iguala la valoración del madrileño (7) y lo supera tanto en anotación (7.5) como en rebotes (4).

«Están totalmente fuera de todo. Y no es una cosa mía ahora, es de ellos. Es de ellos para que espabilen. Ya ha acabado el verano, algunos han sido campeones del mundo, otros no han conseguido los resultados que esperaban... Pero ya est, ahora la realidad es otra. Estoy esperando. Tienen calidad, conocimiento, experiencia... A ver si espabilan y se ponen a jugar al baloncesto. Ese fue el recadito que les mandó Fotis Katsikaris a todos ellos tras caer en Madrid ante el Movistar Estudiantes. Blanco y en botella...